Daniel dice: Preocupación...



Daniel dice: Preocupación...




Por: Daniel García Jr.

Pensando lo que fue el debut liguero en Manuel Murillo Toro, la palabra que mejor define el presente del Deportes Tolima es preocupación, y es que el mal inicio en materia futbolística y de resultados dejó seriamente preocupado al hincha. Si bien tiene acostumbrados a sus hinchas a tener inicios irregulares y, con el pasar de los partidos ir engranando en el juego, en esta ocasión la situación parece ser más complicada.

Este semestre la situación parecería ser distinta, debido a que se está careciendo notablemente en algunas posiciones en la que están pesando dos grandes ausentes: Rafael Carrascal y Luis ‘Cariaco’ González. Independiente de que no estén, los que remplazan en esos lugares no están rindiendo, además que son improvisaciones en cierta medida obligadas, algo con lo que no se esperaba lidiar el técnico Alberto Gamero.

El encuentro ante América de Cali es un partido que siempre será especial, por lo que genera el rival, uno de los equipos históricos del país. Un club que sin tener grandes figuras en su nómina parece estar engranando de buena manera con su nuevo técnico Alexandre Guimaraes. Sin duda un lindo partido para iniciar a enamorar al hincha. Pero que terminó siendo una pesadilla, por la forma en que se perdió.

Un primer tiempo malo por donde se mire, un equipo que se notaba impreciso, especialmente en defensa. Lo de Sergio Mosquera ya es muy preocupante, dejó ser ese defensa con garantías de hace dos años, y con culpabilidad en el gol. El peor partido de Leivyn Balanta desde que llegó este año, impreciso, displicente y predecible. En cuanto al medio campo, un Robles con malas entregas, un Larry Vásquez desesperado al no tener con quien jugar y Danovis Banguero improvisado en una posición que no conoce.

En cuanto al tridente ofensivo, Álex Castro estuvo algo perdido por momentos cuando entraba a hacer de ‘10’. Un Jorge Luis Ramos que a mi juicio está siendo sacrificado como extremo, así conozca la posición y haya jugado allí, sus condiciones técnicas y físicas son más de delantero centro. Y un Marco Pérez que probablemente tuvo uno de sus peores partidos en el último tiempo.

Todo hay que decirlo, Pérez técnicamente no es el mejor, y eso no es un secreto, es una verdad que todos saben, es un goleador con más errores que aciertos como cualquier otro.

Lo más complicado es que los llamados a suplirlo, Diego Valdés y el propio Ramos, han demostrado no estar a la altura, teniendo mejores condiciones técnicas. Hablando del ‘Loco’ se le nota muy ansioso por momentos y no se la han dado las cosas en los minutos que ha tenido oportunidad.

En el segundo tiempo, el equipo generó opciones. Pero el eterno problema sigue apareciendo: La falta de definición, aunque se crearon las opciones, eso sí, pero con más ganas que fútbol. Pese a no tener un generador de juego, que por problemas de inscripción no pudo estar convocado, algo inadmisible por parte del club, Jaminton Campaz podría haber sido ese revulsivo ofensivo para Gamero, que por sus cambios reflejaba el desespero nominal que tiene el equipo.

Y es que el equipo terminó con dos delanteros centro: Valdés y Marco. Dos extremos, Ánderson Plata y Ramos. Y Castro haciendo las veces de volante '10', que pese a que no juega en la posición, tiene condiciones técnicas para hacerlo, pero carecía de un socio para la generación de juego. Ojalá Campaz empiece a aparecer en los próximos encuentros y así ir encontrándole el compañero en fase ofensiva a Castro y Marco para generar opciones de gol y concretarlas.

Más que un gusto los fichajes de Juan Pablo Nieto y David Centeno son una necesidad, en un medio campo que carece de generación de juego y asociación con los extremos, lo cual es un pilar de Alberto Gamero en sus esquemas y planteamientos tácticos. Ojalá en los próximos días se den estas noticias para levantar un poco el ánimo tras este mal inicio y así enderezar poco a poco el camino.

Los equipos de Gamero son como los carros viejos, le cuesta un poco el arranque, pero cuando coja la fuerza y forma seguramente despegará. Este semestre no hay contrataciones rimbombantes, pero el ‘Sonero’ es experto en trabajar con lo que hay, y como siempre se ha dicho con poco en ocasiones hace mucho.

Esto apenas comienza, hay mucho que trabajar y mejorar, pero este equipo si algo nos ha enseñado es a nunca dejar de creer y luchar hasta el final.

¡Vamos Tolima!