La Copa Libertadores se aleja de Ibagué: Declarada desierta licitación para el cambio de luminarias del Murillo Toro



Una noticia dura de digerir le dio la gerente del Instituto de Financiamiento, Promoción y Desarrollo de Ibagué (Infibagué), Yolanda Corzo, a todos los hinchas y dirigentes del Deportes Tolima, quienes anhelaban disfrutar en la ciudad de la participación de su equipo en la Copa Conmebol Libertadores.

Corzo declaró este miércoles desierto el proceso licitatorio con el que se pretendía hacer el cambio de iluminación del estadio Manuel Murillo Toro, requisito fundamental para albergar el máximo evento continental a nivel de clubes.

Según la funcionaria, quien desde mayo del año anterior prometió esta intervención sin que haya novedades, la propuesta de la firma Sercosum S.A.S. de Bogotá fue rechazada de inmediato, debido a que no cumplió con el pliego de condiciones ni con la entrega de la póliza que la avalara.

Mientras que la unión Manuel Murillo Toro, integrada por las empresas antioqueñas Energizando Ingeniería y Construcción y Eléctricas de Medellín Ingeniería y Servicios S.A.S., cumplió con los conceptos jurídicos y económicos. Pero no con el Reglamento Técnico de Iluminación y Alumbrado Público (Retilap), por lo que también fue descartada.



"Se adelantó todo el proceso dentro de los términos de la ley. Esta gerencia se acogió al concepto del Comité Evaluador, que determinó que no se tenían los conceptos técnicos", indicó Corzo.

La declaratoria hace que, al menos, el proceso sufra el retraso de un mes -en el mejor de los casos- con lo que es fijo que no estará listo para el mes de marzo; mes en el que inicia la fase de grupos de la Libertadores para los 'Pijaos', quienes no compiten en el mismo desde hace seis años.

Con ello, lo más probable es que el presidente y dueño del 'Vinotinto y Oro', Gabriel Camargo Salamanca, comience lo más pronto posible a buscar alternativas de sede, como Bogotá, con sus estadios El Campín y Techo, en los cuales ya ha jugado eventos de la Conmebol.

El dirigente boyacense ya lo había advertido en días pasados. E incluso le envió una comunicación escrita al alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo expresando su preocupación por el retraso en este tema.

Recordemos que estas obras, para las que se destinarían $6.983 millones, tienen un plazo de ejecución máximo de cinco meses (150 días) a partir de su adjudicación. Si fuera entregado en diciembre, las obras estarían listas para abril, pero las probabilidades de que eso pase son, a decir verdad, remotas.