¡Insólito! La 'Final del Mundo' entre River y Boca fue aplazada, por agresión al bus 'Xeneize'


La Confederación Sudamericana de Fútbol finalmente confirmó la suspensión del partido entre River Plate y Boca Juniors de Argentina, que estaba dispuesto para este sábado (3 p.m. Hora Col.), para este domingo a la misma hora, debido a la agresión que sufrió el bus 'Xeneize' a la llegada al estadio Monumental. 

De acuerdo con el presidente de la entidad, Alejandro Domínguez, la determinación se tomó tras el convenio al que llegaron los dirigentes de ambos equipos, luego de que al menos cuatro jugadores  -entre ellos el antioqueño Sebastián Villa- del equipo visitante sufrieron lesiones que afectaron la forma en que llegaban al cotejo.


"Estamos en esta situación por culpa de unos inadaptados que no entienden que esto es un deporte, que es diversión, paz y hay un acuerdo de ambos clubes, un pacto de caballeros en que se desnaturalizó el juego y en estas condiciones uno no puede jugar y el otro no quiere ganar en estas condiciones", indicó Domínguez.


Lo extraño es que la Conmebol, en sus canales oficiales, alcanzó a reprogramar el cotejo para las 5:15 p.m., luego de las respectivas reuniones entre las partes implicadas, y pese al notable disgusto de jugadores del elenco 'Azul y Oro', como el delantero Carlos Tévez y el volante Fernando Gago.

"No estamos en situaciones de jugar. No están obligando. Pablo Pérez tiene un parche, otro compañero también, Nos están obligando a jugar el partido. Entiendo que los médicos tienen mucha presión, pero creo tiene que hacer bien su trabajo", señaló Tévez, visiblemente molesto por la situación.


Recordemos que el 'micro' del club boquense sufrió una rotura de vidrios a pocos metros de su arribo al escenario deportivo y sus jugadores padecieron los efectos de los gases lacrimógenos que la fuerza policial arrojó para dispersar a los hinchas locales.

En el caso del exjugador del Deportes Tolima, lo único que se supo fue que tuvo algunas molestias respiratorias, aunque por fortuna sin mayor gravedad. El más afectado fue Pérez, quien sufrió una lesión en su ojo izquierdo, por lo que fue valorado en un centro asistencial cercano.


Tras la polémica decisión, que se tardó más de cuatro horas en tomarse, se generaron disturbios a las afueras del estadio riverplatense, e incluso algunos hinchas denunciaron que inescrupulosos trataron de robarles sus entradas con el fin de poder ingresar el domingo a disfrutar del choque.