Ganamos bien y eso me dejó contento: Gamero y su balance del triunfo de DEPORTES TOLIMA frente a Chicó


Quienes creían que el partido ante Boyacá Chicó sería 'papita pal' loro' se equivocaron. Deportes Tolima tuvo que lucharla más de lo pensado para sacar avante su tercera victoria en la Liga Águila 1 2018, nada menos que ante el colero.

Así lo cree el técnico Alberto Miguel Gamero, quien en rueda de prensa entregó un balance satisfactorio. No sin antes hacer énfasis en que las lesiones de Sergio Mosquera y Danovis Banguero, al igual que la expulsión de Rafael Carrascal, complicaron el accionar de su escuadra.

"Ganamos bien y eso me deja contento. Habíamos presupuestado que iba a ser un partido duro, de pocos goles. Mucho más después de enterarnos de la alineación de Chicó, que vino a resguardarse bien, a copar los espacios, a buscar la pelota quieta", expresó el 'Sonero'.

En su concepto, el dueño de casa siempre tuvo la intención de buscar el resultado. No obstante, por momentos erró el camino hacia el arco del ibaguereño José Huber Escobar, al verse sin espacios .

"En el trámite del partido Tolima siempre tuvo la iniciativa. De pronto nos equivocamos en la mitad de la cancha, porque teníamos queríamos jugar por dentro ante tres centrales, así que tuvimos que darle mucha amplitud", agregó.

Y es que el cuadro 'Ajedrezado' metió el 'bus' atrás. Solo en un tiro de esquina se descuidó y el delantero Ángelo Rodríguez, de cabeza, facturó el único gol de la tarde-noche en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué. 

"De los partidos sufridos este, porque no vi la claridad para llegar al arco de ellos. Pensé que después del gol Chicó se nos iba a abrir un poco más pero siguió por lo mismo. Armaron bien su partido y nos hicieron ver mal", enfatizó el entrenador samario.

Desde su perspectiva, "contra Nacional y Bucaramanga jugamos mejor que hoy. Encontramos más espacios y elaboramos más opciones de gol. Porque hoy tuvimos muy pocas, hay que ser sinceros en eso".


¿Funcionó el nuevo esquema?

Para este duelo Gamero decidió apostarle a la utilización de dos delanteros, con lo que pasó del 4-2-3-1 al 4-2-2-2. Sobre esta variante, el estratega indicó que fue difícil implementarla, precisamente por el ultradefensivo esquema que tuvo el foráneo.

"Me gustó porque a pesar de que teníamos al frente tres centrales fuertes y grandes, por momentos el pivote que hicimos fue bueno, el sostener el balón para que viniera alguien de atrás", precisó el timonel de los 'Musicales'.

Y añadió: "Hubo momentos en el que el equipo me comenzó a pelotear por el desespero de llegar al arco contrario. Pero en otros no perdió la forma y quiso ganar el partido lentamente. A veces se vio un fútbol lento, pero era porque Chicó estaba todo atrás".

Quizá el hecho de que sus dos volantes de marca (Rafael Robayo y Carrascal) vieran las amarillas arrancando el segundo periodo (52 y 59', respectivamente), sin duda condicionó el rendimiento en zona medular, ante un adversario que no tuvo escrúpulos para sacar dar 'zapato'.

"Los dos mediocentros se vieron mermados por las amarillas, pero ya no había tiempo de hacer cambios por ellos. Pero hasta cuando teníamos los 11 hombres me gustó bastante", acotó. 


Los cambios sin hacer

Con las lesiones de Mosquera y Banguero, y sus cambios obligados, Gamero explicó que se quedó sin darle cabida a varios jugadores que, según los entrenamientos de la semana, estaban planillados para el segundo periodo. 

"Ahí nos quedó un jugador que lo tenía en mente para entrar que era (Carlos) Rentería,  pero no me dieron tiempo de meterlo. También la posibilidad que se tenía con Marco (Pérez) y Robin (Ramírez). Se cansaban estos dos (Ángelo y Correa) y entraban estos dos", complementó. 

En cuanto a los reemplazantes de cara al partido del próximo sábado (6 p.m.) frente al Independiente Medellín, por la fecha 10 de la competición, parece claro quiénes serán los que reciban el voto de confianza del entrenador. 

"Vamos a mirar. Por izquierda está (Ómar) Albornoz y de centrales están  (Fáiner Torijano) y (Julián) Quiñones, que han hecho un buen trabajo", finalizó Gamero, quien ya tiene un 45,8% de rendimiento con  su escuadra. 

Foto: Jorge A Cuéllar

Vea también