Deuda saldada: La hinchada del DEPORTES TOLIMA por fin se reivindicó con Gabriel Camargo, tras ocho años del agravio en el Murillo Toro






Deuda saldada: La hinchada del DEPORTES TOLIMA por fin se reivindicó con Gabriel Camargo, tras ocho años del agravio en el Murillo Toro



Por: Mario Alejandro Rodriguez

Como nunca antes, el hincha y el dueño fueron uno solo. Y si había alguna deuda por saldar entre ambos, quedó pagada y con intereses. El agradecimento por un 2021 inolvidable, eterno, hizo del máximo accionista y presidente del Deportes Tolima, Gabriel Camargo Salamanca, el gran protagonista del más imponente de los homenajes. Ese que quisiera recibir dirigente deportivo alguno en el mundo.

La imagen del excongresita con el sombrero tolimense fue exhibida a gran escala en la Lateral Sur, en la misma tribuna desde se originaron, en tantas oportunidades, fuertes cánticos en su contra. Como los de esa noche del 7 de julio del 2013, cuando los agravios enardecieron y se gritó a una sola voz el "Senador, senador, hijo de puta, senador", tras la dura derrota (0-1) ante Águilas Doradas de Itagüí.

Fue tal la presión que provino desde las graderías, que al dirigente le tocó salir del 'Coloso de la 37' con fuerte escolta policial. Y amenazó con nunca más volver, por lo que puso sus acciones a la venta. Pero le pudo más el amor al fútbol, bendito cascarrabias, para después de seis meses, en febrero de 2014, decidiera retornar a su palco, cuando se intentó una disculpa fingida por los gobernantes locales.

Sin embargo, nunca hubo una muestra tan impactante y genuina de perdón como esta, y que en verdad pusiera a Camargo Salamanca al borde del llanto. Porque tras ocho años, cinco meses y 16 días de esa amargo cotejo, y la frustración de ver una campaña irse por la borda, los insultos por fin se transformaron en elogios. Y la faceta más sentimiental salió a relucir en el cuasi octogenario dirigente.

Y más allá de la dolorosa derrota frente al Deportivo Cali (1-2), en disputa de la final de la Liga 2 2021, el directivo se fue tranquilo del escenario deportivo, pues vio una grata recompensa a su esfuerzo económico y emocional. Y así lo expresó. Al verse reflejado en la pantalla gigante del Murillo, no dudó en agradecer la 'lluvia' de aplausos de miles y miles. Pecó por vanidoso, sí, pues no paró de saludar.

Razón tiene el reconocido narrador Eduardo Luis López, de Win Sports: Tal vez, el máximo ídolo de la historia del club sea su propio mecenas, caso que no se repite en ningún otro elenco del rentado criollo. Porque sin importar sus polémicas posturas, sus desaveniencias con jugadores y entrenadores, sus comportamientos erráticos con la prensa, sigue gozando de un infinito cariño de la hinchada. 

Si el AC Milan de Italia tuvo a Silvio Berlusconi, el Deportes Tolima cuenta con Gabriel Camargo. Guardando acertadas proporciones, la comparación no resulta del todo descabellada, pues ambos han encargado un estilo dirigencial de alto impacto, con carácter fuerte y espíritu ganador. Quien buscara negar su influencia en la historia de la institución pasaría por un personaje mezquino e injusto.

Foto: Suministrada





Síguenos en Google News