¡Retumbó el Bunde en la capital! DEPORTES TOLIMA sufrió pero logró el objetivo: Clasificó a la gran final de la Liga BetPlay 1 2021 y enfrentará a Millonarios






¡Retumbó el Bunde en la capital! DEPORTES TOLIMA sufrió pero logró el objetivo: Clasificó a la gran final de la Liga BetPlay 1 2021 y enfrentará a Millonarios


Por: Mario Alejandro Rodríguez

Era la última 'carta' para salvar un semestre lleno de sinsabores, y no la desaprovechó. El técnico ibaguereño Hernán Torres Oliveros se sacó la 'daga' que tenía atravesada entre pecho y espalda y, contra todo pronóstico, se clasificó con su amado Deportes Tolima a la gran final de la Liga BetPlay 1 2021, tras dar el golpe en su visita a La Equidad, al que supo vencer (1-2) en el estadio de Techo. 

El 'Vinotinto y Oro', que venía inmerso en un mar de dudas, con siete partidos en línea sin ganar y sin su máxima figura en la plantilla, como el volante de armado Jaminton Leandro Campaz, no se amilanó tras el empate de la 'ida', el pasado jueves, y en un campo en el que había vivido amargas frustraciones por fin pudo sonreírle a su destino. Aseguró su tiquete a la máxima instancia tras tres años.

Los goles del extremo Andrey Estupiñán (18') y del zaguero y capitán Sergio Andrés Mosquera por la vía del tiro penal (50') allanaron el pedregoso camino de la 'tribu' hacia la gran final, por más de que el dueño de casa, por intermedio de Diego Herazo (62') desde los 12 pasos, intentó atravesarse en el sendero de Torres y sus pupilos. La jerarquía que tanto se le exigía apareció para sellar la llave.

Con un juego práctico, en el que explotó hasta el cansancio la velocidad de sus hombres en punta frente a un contrincante frágil en zona defensiva, el conjunto de la 'Tierra Firme' dio muestras de la efectividad que no tuvo en anteriores juegos y cortó de tajo con su 'maldición' ante los bogotanos en este tipo de lides. Y no solo eso: Con la angustiosa espera para volver a pelear por una estrella. 

Al frente de los 'Musicales' en el gran reto estará, ni más ni menos, que el hombre que le dio su última alegría en Primera: Alberto Miguel Gamero, quien al frente de Millonarios querrá agregarle a su interesante palmarés un nuevo título. El primer sorbo tendrá lugar, si nada cambia, este jueves en el césped del Murillo Toro, mientras que el domingo en El Campín se conocerá el nuevo monarca. 

Un duelo entre dos entrenadores que ya saben lo que es ser campeones en bando contrario, porque si bien Gamero es el timonel más exitoso en la historia del 'Vinotinto y Oro', con una Copa Colombia y una Liga, Torres fue el responsable de acabar con la sequía de 24 años sin alegrías de los 'Embajadores', con aquel torneo del segundo semestre de 2012. Ironías del fútbol, tan impredecible. 

Pegó primero

La primera opción del cotejo se dio a los 2', cuando el delantero Diego Herazo, a pase del volante Daniel Mantilla, llevó susto a campos del 'Pijao'. Pero para fortuna del visitante, el golero Álvaro David Monteo apareció y contuvo la aproximación del 'Verde' bogotano. Fue el primer aviso de un arma que ya había utilizado en la ida: El juego aéreo, o como bien lo llaman por estos días, la ABP ofensiva. 

Por su parte, el 'Vinotinto y Oro' apostó por la salida por las bandas, en especial por la franja derecha con la aparición de Nilson David Castrillón y el extremo guajiro Ánderson Daniel Plata, quien después de tres meses y 10 días volvió a la actividad. Y poco a poco el visitante impuso condiciones, ante un rival que pecó en materia defensiva y no fue capaz de mantener el cero en su valla. 

Y fruto de la constancia en su propuesta, la 'tribu' encontró justo premio a sus labores. A los 18', el nariñense Andrey Estupiñán abrió la cuenta para el visitante, en una jugada en la que ganó de viveza y tomó muy mal parado al cancerbero Cristian Bonilla, con un potente disparo desde unos 20 metros que se metió en lo más profundo del arco sur del estadio de Techo, para el júbilo del técnico Hernán Torres.

El papel en el frente de ataque del antioqueño Juan Fernando Caicedo, como una especie de pívot, pero también el de jugadores como el venezolano Yohandry Orozco, quien a los 23' estrelló el esférico en el vertical izquierdo del marco de Bonilla, tras un potente disparo cruzado que tenía destino de gol. Y del joven canterano Cristian Trujillo, quien hizo buena dupla con Juan David Ríos en contención. 

La respuesta, tímida por demás del local, llegó hasta los 30', cuando de golpe de cabeza el volante Juan Alejandro Mahecha pasó muy cerca de la valla custodiada por Montero, en la opción más clara del dueño de casa en los 45' iniciales. La lesión de Orozco obligó al técnico Hernán Torres Oliveros a mover el banco, con la entrada de un hombre de su confianza: El pereirano Juan Pablo Nieto.

Pese a la sensible baja del mediocampista, quien venía siendo clave en las transiciones y había sacado a relucir la media distancia, el elenco tolimense mantuvo su figura y controló a su adversario, que parecía no hallar los caminos para revertir el mal inicio en el compromiso. Así culminó la etapa inicial, en la que la constante fue la lluvia que arreció sobre el escenario capitalino. 

El sufrimiento

El inicio de la segunda mitad no podía ser más prometedora para los de Ibagué, que antes de lo imaginado empezaron a asegurar el ansiado tiquete a la finalísima. Una incursión de Juan Fernando Caicedo, tras un pase en profundidad, derivó en el penal con el que amplió la ventaja, pese a que el ariete -mano a mano ante el arquero Bonilla- desperdició la clara opción de convertir. 

El ariete, tras fallar en la definición alcanzó a salvar la acción y dejó habilitado a Estupiñán, quien inmediatamente fue derribado por el arquero del local: Clara falta que no dudó en sancionar el juez Jhon Hinestroza. En el cobro estuvo el defensor central y capitán, Sergio Andrés Mosquera, quien a los 50' prácticamente 'fusiló' al portero Bonilla, con un 'misil' que dejó sin chances al manizalita. 

Pero en el peor momento del anfitrión, el infortunio le permitió recortar distancias y apretar el desarrollo de las acciones. A los 61' una mano en el área del lateral Nilson Castrillón, cuando intentó rechazar el útil de cabeza, le dio 'vida' a La Equidad, que por intermedio del delantero Herazo se acercó en la pizarra con otro potente disparo que en esta ocasión venció al golero Montero. 

Con la anotación, el equipo capitalino adelantó sus líneas y apretó en campo contrario, lo que hizo que el 'Pijao' se resguardara más de lo debido con el fin de proteger su ventaja. Pero a los 65' de nuevo Estupiñán, y sobre los 86' Juan Fernando Caicedo, en opciones realmente increíbles, desperdiciaron las posibilidades que el mismo juego le daba a la visita para no sufrir más en un trámite trepidante.

Y de no ser por la magistral aparición del volante de contención Cristian Trujillo, quien a los 88', el epílogo hubiera sido gris para los foráneos. El joven vallecaucano, producto de las fuerzas básicas, apareció como un salvador para en la línea de gol rechazar lo que era un gol cantado de los locales, que tenían la esperanza de forzar la definición a los penales. Algo que por fortuna no ocurrió. 

Con la expulsión del volante Amaury Torralvo en el cuadro bogotano (90+4') y el pitazo final del juez Hinestroza, la clasificación pasó de ser un viejo anhelo a una contundente realidad. El equipo que venía de tumbo en tumbo, que registró mil y un problemas en su interna, que quedó en deuda en la escena internacional, supo reinventarse en esta decisiva fase y cazó el objetivo que tuvo al frente. 

Así formó 

Deportes Tolima:

Álvaro Montero
Nilson Castrillón
Ánderson Angulo
Sergio Mosquera
Jeison Angulo
Cristian Trujillo
Juan David Ríos
Ánderson Plata
Yohandry Orozco
Andrey Estupiñán
Juan Fernando Caicedo

Técnico: Hernán Torres

Cambios: 

Juan Pablo Nieto por Orozco (40')
Junior Hernández por Estupiñán (78')
William Parra por Plata (90')

Fotos: Dimayor






Síguenos en Google News