Conmoción mundial: Murió el astro argentino Diego Armando Maradona, ¡Lo lloramos todos!








Conmoción mundial: Murió el astro argentino Diego Armando Maradona, ¡Lo lloramos todos!



A la edad de 60 años murió este miércoles en Tigre (Argentina) el que es considerado, para una buena parte del mundofutbolero, el mejor jugador de todos los tiempos: Diego Armando Maradona, campeón del mundo en 1986, y quien en la actualidad dirigía a Gimnasia y Esgrima de La Plata. 

Maradona, quien venía sufriendo de graves quebrantos de salud, finalmente dijo adiós luego de presentar un paro cardiorrespiratorio, cuando se encontraba en su residencia. Así lo han informado medios argentinos, que lamentan la partida del jugador más grande que ha dado esta tierra. 

El crack del balompié orbital llegó al 'sexto piso' el pasado 30 de octubre, en el marco de un proceso de recuperación que avanzaba de buena manera, tras ser objeto de una operación en su cráneo. 

Lo último que se había sabido del héroe del país del sur, que tantas alegrías le brindó a la 'Albiceleste', pero que también tuvo una infinidad de yerros, sobre todo en su vida personal, era que se encontraba deprimido, afrontando un caso de abstinencia, según reveló su médico, Leopoldo Duque.

El ídolo de Boca Juniors y Napoli de Italia, el protagonista de la famosa 'Mano de Dios' y el del mejor gol en la historia de las Copas del Mundo, con el 'barrillete cósmico', partió de este mundo con el reconocimiento de sus familiares y amigos, quienes le deseaban éxitos por su onomástico.

Con la muerte de Maradona, ya son tres los campeones del planeta con la 'Albiceleste' en 1986 que han fallecido. En agosto de 2019 murió José Luis Brown, recordado por jugar lesionado la instancia definitiva, mientras que en 2004 perdió la vida José Luis Cucciufo.

La autopsia del '10' se haría hacia las 5 p.m. (Hora Argentina). Hasta el momento, la familia no se ha pronunciado ante esta sensible pérdida, que causó conmoción en todo el planeta por la importancia que tiene su figura en el pasado y presente del deporte rey. 

Lo despiden los grandes

Dos de los más grandes jugadores de la historia, el argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo, lamentaron este miércoles la muerte del astro argentino Diego Armando Maradona, quien partió hacia la eternidad, luego de sufrir un paro cardio respiratorio.

El volante del Fútbol Club Barcelona de España, al que han llamado como el sucesor en el trono del 'Diego', se pronunció a través de su cuenta de Instagram, con una postal al lado de quien fue su amigo y su técnico, cuando lo tuvo bajo su mando en la Selección Argentina en 2010. 

"Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol. Nos deja pero no se va, porque el Diego es eterno. Me quedo con todos los momentos lindos vividos con él y quería aprovechar para enviarle el pésame a toda su familia y amigos. QEPD", dijo Messi.

Por su parte, el delantero de la Juventus de Italia, quien hace unos días -con ocasión de su cumpleaños- le había enviado un particular mensaje, también dio a conocer su tristeza  por la partida del ídolo de millones y millones, quien deleitó a todos con una pelota. 

"Hoy me despido de un amigo y el mundo se despide de un genio eterno. Uno de los mejores de todos los tiempos. Un mago sin igual. Se va demasiado pronto, pero deja un legado sin límites y un vacío que nunca se llenará. Descansa en paz, as. Usted nunca será olvidado", agregó CR7.

 

  La mano inolvidable

Si hay un hecho que marcó para siempre la carrera del hoy fallecido astro mundial es -sin lugar a dudas- la acción que desequilibró la serie ante Inglaterra, por los cuartos de final del mundial de 1986: La 'Mano de Dios', un gesto de viveza y 'picardía' propio de su mente rápida y su personalidad.

Pero para otros, la trampa más grande en la historia del torneo, que mereció ser castigada con rudeza por las autoridades del fútbol, pero que pasó casi inadvertida, aquel 22 de junio en el estadio Azteca. En el mismo partido en el que anotó el que es considerado el tanto más lindo de los mundiales. 

Transcurría el minuto 51 del encuentro en el máximo escenario de los mexicanos cuando el escurridizo jugador, de 1,65 metros, se levantó por los aires, alzó su puño izquierdo y ante la salida del arquero Peter Shilton golpeó el esférico, para enviarla al fondo de las piolas.

"Yo buscaba una pared porque los ingleses eran una roca. Fenwick, Butcher, todos los de la defensa eran todos grandotes. (Kenny) Sansom, por ejemplo, el que me da el pase a mí, porque Valdano no me da el pase a mí, sino que lo anticipa Sansom", empezó Maradona en su relato

"Él quiere jugar para atrás. Entonces, cuando vi yo que la pelota iba para arriba, para arriba, para arriba y digo no la alcanzo nunca: ‘¡por favor bajá, bajá por favor!'", agregó el astro, en una jugada que lo persiguió hasta el fin de sus días. 

El ídolo dijo que sus compañeros se dieron cuenta de la trampa, por eso dudaron de celebrar la anotación, que abría la cuenta ante los ingleses. Fue tal la tramoya que tuvo la complicidad de sus compañeros para que el juez no anulara la anotación. 

"El boludo de Checho (Batista) me dice: ‘pero lo hiciste con la mano’. ‘¡Callate la boca boludo y abrazame, callate la boca y abrazame!’. Y ahí me empezaron a abrazar todos. Valdano me dice: ‘no me digas que fue con la mano, a mí me tenés que decir’", expresó. 

El gol del siglo 

Aunque Diego Armando Maradona se despidió del mundo terrenal, su endiablada gambeta y sus goles quedarán por siempre en la mente de sus fanáticos y de todo aquello que se considere un amante del balompié, que supo valorar todo su talento. 

Pero en especial uno, el marcado el 22 de junio de 1986, en el estadio Azteca de Ciudad de México, cuando por los cuartos de final de la Copa del Mundo que consagró a la 'Albiceleste' de Carlos Salvador Bilardo, marcó el que es considerado el tanto más importante en la historia de este deporte.

Maradona, en una corrida monumental, dejó en el camino a un puñado de jugadores rivales y cayéndose en el césped, definió cruzado para poner en ventaja al seleccionado argentino, que marcó un hito en dicho cotejo, en el que también se produjo otro hecho inolvidable: El de la 'Mano de Dios'.

Y fue un relato, el del uruguayo Víctor Hugo Morales, el que llevó esa anotación al Olimpo del fútbol. El que bautizó con su relato al talentoso cebollita como el 'Barrilete Cósmico', el mismo que gracias a su zurda inmortal llevó a una nación a conquistar la gloria. 

"La va a tocar para Diego, ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol mundial, deja el tendal y va a tocar para Burruchaga… ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta… Gooooool… Gooooool…

"¡Quiero llorar! ¡Dios Santo, viva el fútbol! ¡Golaaazooo! ¡Diegoooool! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme…", narró Morales, en medio del llanto. 

"Maradona, en recorrida memorable, en la jugada de todos los tiempos… Barrilete cósmico… ¿De qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés, para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina? Argentina 2 – Inglaterra 0.

"Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona… Gracias, Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2-Inglaterra 0", agregó Morales, quien también se hizo mundialmente famoso por la poética forma de describir una 'obra de arte'. 

El propio Diego, años después, rememoró esa anotación y no evitó emocionarse con el impresionante relato de quien después se convirtió en su amigo, y con el que incluso compartió set en uno que otro Mundial. Una jornada que jamás se olvidará y que para las nuevas generaciones.

¡Muchas gracias, Diego de nuestros corazones!







Síguenos en Google News