El suplicio que vivió el tolimense Duván Cifuentes en Nicaragua, en donde el fútbol no paró pese al Covid-19





El suplicio que vivió el tolimense Duván Cifuentes en Nicaragua, en donde el fútbol no paró pese al Covid-19






No fueron días fáciles los que vivió el volante ibaguereño Duván Cifuentes, a quien su sueño de seguir vigente en el fútbol profesional, ya fuera en la inhóspita liga de Nicaragua, se le complicó. Y todo por lo que, según su denuncia, resultó ser la actitud del club Las Sabanas F.C., que lo obligó a jugar pese a que en las demás ligas del mundo la pelota paró de 'rodar', por la pandemia del Coronavirus, y luego le retuvo su pasaporte.

El mediocampista de 22 años, quien se formó en las divisiones menores del Alianza Petrolera y debutó en la A de la mano del 'Cacique' Jorge Luis Bernal, padeció un 'infierno' en el país centroamericano, toda vez que su club quiso prohibirle la salida del territorio alegando presunta indisciplina, cuando su deseo era regresar a Colombia, para estar pendiente de su hijo de tres meses y de su esposa, quienes residen en Barrancabermeja (Santander).

"Decidí tomar la decisión de venirme porque primero está la salud. Al ver la situación de este virus en Colombia hablé con la directiva. Pero no quisieron darme mis papeles. Me dijeron que me iban a hacer sancionar en la Liga. Y pues al ver que yo no presté mayor atención y decidí devolverme, manifestaron que pondrían en mi hoja de vida que me habían sacado por indisciplina", le contó Cifuentes a El Rincón del Vinotinto.

A Duván, su club -que marcha último de la Liga Primera de Nicaragua con solo nueve puntos de 39 posibles- no le pagó su salario. Lo que parecía ser la posibilidad de crecer a nivel profesional se convirtió en una pesadilla, en una competición cuyos equipos no tienen condiciones mínimas para jugar, con campos que, a decir verdad, parecen 'potreros' por su lamentable estado. Solo Real Estelí, uno de los grandes y en el que estuvo el arquero 'Pijao' Éder Chaux, cuenta con un campo decente.

"Me vine antes de que cerraran el aeropuerto y llegué el 15 de marzo. Pero no me dieron los papeles para poder jugar en otro club. No me quisieron pagar nada de mi contrato, que estaba a 12 meses", dijo Cifuentes, a quien el equipo le daba hogar y alimentación, pero no se puso al día en las demás obligaciones contractuales, lo que le dejó una profunda decepción, pues había logrado consolidarse.

"Cuando llegué estaba contento porque gusté y jugué de titular desde el inicio. Y cuando decidí venirme el técnico me escribió para que no lo hiciera, que yo siempre iba a jugar con él porque estaba en sus planes. Pero esa decisión estaba tomada, porque ante todo está mi familia. Lo único que quiero es que me entreguen mis papeles", refirió el futbolista, quien priorizó a sus seres más queridos antes de continuar en esta situación.

Y es que, al parecer, el joven jugador ya tendría una oferta para continuar con su carrera futbolística: Sería en un club de Panamá, más concretamente el Club Atlético Independiente de La Chorrera, más conocido como CAI. "Esperemos que todo se solucione, que pase todo con la ayuda de Dios y se concrete", expresó el volante, quien ya hace gestiones ante la Fifpro, agremiación internacional, para recuperar su documentación.




Síguenos en Google News