Daniel dice: Desazón



Daniel dice: Desazón




Por: Daniel García Jr.

Deportes Tolima no pasa un buen momento en la actualidad, así lo demuestran el juego y los resultados. La situación en la Liga Águila 2 2019 es crítica, el equipo está fuera de los ocho clasificados, y es la Copa Águila la competición a la que se le debe apostar, por todo lo que hay de por medio de llegarla a ganar. Se perdió el partido en la ida de la semifinal sin jugar mal, pero por errores que pueden llegar a ser definitivos en la serie.

Empezar de visitante una llave siempre trae sus ventajas. Los dirigidos por Alberto Gamero volvieron al esquema 4-1-2-2-1, el cual ha sido la fortaleza en las recientes incursiones tanto en la Liga y Copa. El 'Pijao' sigue demostrando que es un elenco que cuando atacan se defiende bien y que contragolpea aprovechando los espacios que deja el rival.

Los primeros 45 minutos dejaron muy buen balance, en el que logró tomar ventaja ante los ‘Azucareros’. Se plantaron bien y se adueñaron de la pelota por momentos, ante un Deportivo Cali que no tenía cómo inquietar el arco de Álvaro Montero. Una primera mitad en laque todo iba bien para los de Ibagué, un juego muy tranquilo donde no fue exigido su guardameta.

En la segunda parte, como es apenas normal, el local salió a buscar el resultado. La defensa Vinotinto respondió bien los ataques y dio seguridad. Aunque no fue un buen cotejo para los laterales Danovis Banguero y Nilson Castrillón, quienes no dieron garantía de juego y fueron permanentemente atacados por las bandas.

Las incorporaciones en los cambios fueron adecuadas, es lo que se tiene y lo que hay. Entraron a inquietar y en el caso de Junior Hernández sigue demostrando condiciones interesantes. Pero ni Hernández ni Jaminton Campaz cumplen esa doble función que es respaldar al lateral, oficio que sí tienen Ánderson Plata y Álex Castro.

Y el local, en busca de la necesidad, aprovechó el poco respaldo de los extremos en materia defensiva. Por lo que empezó a inquietar y, para fortuna de ellos, se encontraron con un error de Montero: Lo cual es apenas normal y le pasa a todos los arqueros, porque así como en muchos partidos salvó su pórtico, en este comete un error que cuesta el empate en un partido de trámite.

A Montero no hay que criticarlo, es humano ante todo y en algún momento le iba a pasar, por suerte le quedará otro partido para reivindicarse.

Con el juego que estaba haciendo el equipo, no perder era ganancia. Pero le costó asimilar el gol y al 'Verdiblanco' le dio ese plus que generó el empate. Empezaron las desconcentraciones y pasividad en defensa, hasta que costaron la victoria de los caleños.

El encuentro dejó un sinsabor en el hincha, que tiene en este certamen la ilusión de llegar a la tercera final en dos años y disputar otro título. Como toda derrota duele, pero hay que reconocerle el buen juego mostrado en los 45' iniciales. Lógico, el resultado es lo que prima, pero se mejoró a nivel colectivo notablemente, lo cual hay que resaltarlo.

Este conjunto demostró que tiene con que pelear, solo hay que retomar esa confianza del buen juego y una muestra de eso es el primer tiempo jugado en Palmaseca. Y como dice el conocido dicho popular: "No está muerto quien pelea". Aún se está a tiempo de revertir la situación en liga y buscar en Ibagué la clasificación a la máxima instancia.

Vea más en https://danigarciadice.blogspot.com/