Daniel dice: Tranquilidad



Daniel dice: Tranquilidad






Por: Daniel García Jr.

Dice el viejo y conocido refrán: "Lo que mal empieza, mal termina". Pero este parece tener una excepción con este Deportes Tolima, que empieza a tomar su rumbo, lo cual es positivo por donde quiera que se le mire. El equipo está ganando con buena generación de juego, que es lo esencial, y las nuevas contrataciones han mostrado condiciones.

Si bien este Independiente Santa Fe pasa por probablemente por el peor momento de su historia, esto no significa que la victoria obtenida no tenga sus méritos. El 'Vinotinto y Oro' ganó, gustó y goleó, algo que no hacía hace desde abril de 2018, cuando venció a Equidad (4-1).

En el primer tiempo no se tuvo mucha claridad en el último cuarto de cancha, pero la iniciativa de juego siempre fue del local. Se inquietó a un rival que vino a defenderse y a pegar, algo muy característico en el juego ‘Cardenal’. Por fortuna llegó el primer gol temprano, con un Álex Castro que se ha convertido en el referente del juego ofensivo.

El cuarteto defensivo empieza a dar garantías, con Julián Quiñones y José Moya bien compactos en sus cierres y en el juego aéreo. Los laterales Danovis Banguero y Nilson Castrillón fueron importantes en la salida y marca del equipo, que es vital teniendo en cuenta el estilo de juego que propone Alberto Gamero.

En la zona medular se vio un Carlos Robles precisó en sus entregas y anticipando. Un Larry Vásquez que no brilla, pero rinde. Y un Juan Pablo Nieto como el hombre que saca, reparte y se asocia en el juego con los extremos.

En zona de creación David Centeno, quien pese a estar improvisado por la banda, demostró sacrificio, buena pegada y juego con el balón. Al igual que Castro, quien es el que más inquieta en el frente de ataque. El ‘Loco’ Diego Valdés, que no tenía un buen partido, marcó un golazo que ojalá le dé confianza y ánimo para la recuperación de su lesión.

Gamero acertó en los cambios. Con Ánderson Plata, que resultó siendo importante como centrodelantero aprovechando su velocidad. Y con Jamintón Campaz, muy maduro en su juego imponiéndose y marcando, algo importante para el canterano. Ómar Albornoz, en cambio, tuvo una discreta actuación y por momentos estuvo perdido por su perfil.

La seguridad en la zaga defensiva, la claridad y entrega en el mediocampo y la efectividad del cuarteto ofensivo, fueron las claves de la reconfortante victoria que empieza a dejar tranquilidad en la hinchada, que hace unos días se encontraba muy preocupada por el juego y los resultados.

Este Deportes Tolima esta para pelear cosas importantes. Son dos competiciones este semestre, con ambas se puede y hay con qué soñar. Solo resta acompañar desde la tribuna y creerle siempre a este equipo, que empieza a tomar el buen fútbol que siempre lo ha caracterizado.




Síguenos en Google News