Los Campos Elíseos, a merced de un colombiano: Egan Bernal, campeón del Tour de Francia



Los Campos Elíseos, a merced de un colombiano: Egan Bernal, campeón del Tour de Francia






¡Oh, gloria inmarcesible! ¡Oh, Egan, inmortal! ¡En surcos de dolores, el bien germina ya! Colombia entera celebró este domingo el triunfo más grande de uno de sus 'escarabajos', con la gesta del cundinamarqués Egan Arley Bernal Gómez, quien a sus escasos 22 años se quedó con el centenario 'Maillot Jaune' del Tour.

El pedalista que se crió en Zipaquirá fue el gran responsable de que el tricolor patrio ondeara con más fuerza en los Campos Elíseos de la emblemática París. Y de que el Himno Nacional llevara al llanto a miles de compatriotas, quienes procedentes de cada rincón de Europa estuvieron en las calles de la 'Ciudad Luz', para ser partícipes de esta inolvidable jornada.


El sueño que desveló por décadas a una nación, que le fue encomendado a corredores como 'Cochise' Rodríguez, Patrocinio Jiménez, Lucho Herrera, Fabio Parra, Nairo Quintana y Rigoberto Urán, como tantos otros, por fin se hizo realidad. Después de 44 años de la incursión 'Cafetera' en la máxima escena, uno de los nuestros se paró sobre el primer cajón del podio.

Aquel muchacho que cambió las trochas y el barro por el asfalto y el 'pavé', que superó una dura lesión de clavícula que lo privó de correr el pasado Giro de Italia, y que desde muy temprano renunció al calor del hogar por forjarse un futuro sobre su bicicleta, le llegó su recompensa. O, más bien, la oportunidad de marcar un punto de inflexión en la historia del deporte colombiano.

La especie de 'profesía' que en 1983 lanzó el quíntuple campeón del Tour, Jacques Antequil, en el diario francés L'Équipe se cumplió a rajatabla: "Si los colombianos vuelven serán terribles". Las hermosas cualidades en los ascensos, un descomunal espíritu de sacrificio y una voluntad a toda prueba trajeron consigo, 26 años después, el título en suelo galo.


Pero nada de esto hubiera sido posible sin una escuadra de lujo: El Team Ineos y en especial un 'gregario' que resignó su gloria personal en favor de su coequipero: El británico Geraint Thomas, campeón de la edición de 2018, y quien entendió el anhelo que llevaba a cuestas Bernal. Que lo defendió a 'capa y espada' y fue el primero en reconocer su calidad humana.

Un popular adagio es aquel que dicta que "el Tour se encarga de poner a cada quien en su lugar". Y para felicidad de toda una patria, el puesto elegido para Egan tras 3.365,8 kilómetros de recorrido, de 21 intensas jornadas, 82 horas y 57 minutos y un sinfín de paradas fue, ni más ni menos, el mismo que han ocupado pedalistas de la talla de Eddy Merckx, Bernard Hinault, Miguel Induraín y su compañero de equipo, Chris Froome.

"Ya puedo decir que gané mi primer Tour de Francia", apuntó Bernal. Y es que el 28 de julio de 2019 dio con determinación lo que sería el pedalazo inicial de una era que, si nada extraordinario ocurre, dará múltiples alegrías a sus millones de compatriotas. ¡Dios lo bendiga, héroe!



Síguenos en Google News