Daniel dice: Resurgir



Daniel dice: Resurgir






Por: Daniel García Jr.

Un hecho atípico se vio por parte de Gabriel Camargo previo al partido de Deportes Tolima ante Rionegro, en el que inscribió en la planilla a Rafael Carrascal con el fin de bloquearlo y que el sucreño no pueda actuar con América de Cali. Una jugada que parecía imposible, pero que demuestra que el boyacense por las buenas es muy bueno, pero por las malas no tan así.

Para nadie es un secreto: Camargo es un 'Viejo Zorro' para esto del fútbol, y ni hablar para el negocio. La novela con Carrascal era el pan de cada inicio liguero. Un futbolista con excelentes condiciones técnicas y futbolísticas, eso no hay que negarlo, aunque en ocasiones su actitud opacaba un poco su calidad. Carrascal vino obligado como parte del negocio de Santiago Montoya, por lo que el volante empezó a hacer sus acostumbrados 'berrinches'.

Este semestre se declaró en rebeldía absoluta y manifestó no querer jugar más en el equipo, por el simple hecho que no se le subió el salario. Hay que tener en cuenta que el club tiene unos topes salariales y esta cifra superaba considerablemente los límites. Carrascal, aún con contrato, optó por renunciar y firmó con los 'Rojos', algo que no gustó al exsenador.

Con la jugaba don Gabriel afectó no solo al mediocampista sino al equipo 'Escarlata', quien ya no lo podrá usar por lo que resta de este año. Además, expuso al equipo a una demanda por inscribir a un elemento que no estuvo presente y podría perder los puntos. Aunque en principio el equipo 'Pijao' alegaría que el jugador tiene contrato hasta el 2020, aunque él haya presentado su carta de renuncia. 

Y como es apenas lógico, Camargo buscará no perder esa plática. Amanecerá y veremos en qué termina esta novela, la cual ya se ha vuelvo harta tanto para el club como para el futbolista.

En cuanto al juego, el equipo se vio algo confundido en los primeros 45’, no hubo mayores opciones de gol ni para el local ni el visitante. Lo que si preocupa notablemente fueron los dos cambios que hubo por lesión: El del delantero Jorge Luis Ramos y el defensa Sergio Mosquera. 

Las lesiones vienen aquejando al club desde el semestre pasado, como le sucedió a Daniel Cataño y Yeison Gordillo. Además, en la actual temporada también se han visto afectados Cristian Trujillo, Juan Pablo Vargas, Jaminton Campaz, Julián Quiñones y Ómar Albornoz.

Para el segundo tiempo, se vio al equipo más atrevido, con actitud y ganas de salir a buscar el partido. En defensa se respondió, se sacó el arco sin goles, algo que no se lograba desde el 30 de mayo ante Argentinos Juniors (0-0) por Copa Sudamericana, y en Liga Águila desde el 28 de Abril (0-2) en la victoria ante Cúcuta Deportivo. Un dato a tener en cuenta para la zaga defensiva.

Álex Castro es el jugador referente del ataque y con cualquier desborde o enganche generó peligro. Seguramente don Gabriel ya estará alistando el dinero para hacerse a los derechos del paisa. 

El mediocampo ya se vio más compacto. David Centeno tiene condiciones pero aún le falta engranar y adaptarse al estilo de juego. Ánderson Plata, un futbolista habilidoso, pero que técnicamente no da garantías. Y Marco Pérez que vuelve por la senda del gol cobrando de penal, para retomar confianza en lo personal.

Como dice el viejo y conocido refrán: A grandes males, grandes remedios. Y no es para más, Alberto Gamero tiene nomina, pues ha habido gestión por parte del exsenador. Así como en ocasiones se le critica por sus acciones, también hay que exaltarle lo bueno. La llegada de Juan Pablo Nieto y el propio Centeno demuestran que Camargo quiere seguir haciendo historia. 

Se lleva un proceso de más de tres años, en el que han llegado y salido hombres. Y cada vez se demuestra que ninguno es indispensable y que el método Deportes Tolima, de potencializar y vender jugadores, seguirá dando sus frutos y a la par, sosteniendo al equipo.

Se viene un lindo encuentro, ante Independiente Santa Fe, un viejo conocido con nuevo técnico y buenas contrataciones. Un partido que debe servir para enamorar al hincha, con buen juego y sobretodo con la victoria en condición de local, que este año sí que ha costado. El equipo empieza a arrancar en lo futbolístico y en resultados. 

Con la nuevas incorporaciones hay con qué ilusionarse, solo resta acompañar desde la tribuna y nunca dejar de creerle a este equipo. ¡Vamos Tolima!




Síguenos en Google News