Lloran los guaduales: Gustavo Murillo, en el 'ojo del huracán' por considerar un penal a favor del DEPORTES TOLIMA



Lloran los guaduales: Gustavo Murillo, en el 'ojo del huracán' por considerar un penal a favor del DEPORTES TOLIMA




La justificación de hinchas y jugadores de Atlético Nacional a la derrota (1-2) ante Deportes Tolima como local recayó, en un altísimo porcentaje, en la actuación del árbitro Gustavo Murillo, a quien le atribuyen pitar un penal inexistente en favor de los 'Pijaos', por una presunta mano del defensor Alexis Henríquez.

Transcurría el minuto 18 del compromiso cuando un remate de media distancia del lateral derecho Juan Guillermo Arboleda fue desviado por la humanidad del zaguero samario, quien con sus manos hacia atrás alegó que el esférico no le pegó en las extremidades superiores.

"En la jugada del penal le pedí una explicación que vio, esa mano sólo la vio él y a partir de eso el equipo tuvo un bajón por lo que él estaba haciendo en el juego", alegó el capitán nacionalista, quien dijo haber visto la "mala fe del juez" en la acción.

via GIPHY



Video tomado de: Win Sports

Al repetirse la jugada en video, una y otra vez, lo primero que puede descartarse es que la redonda le haya pegado al rival en su pecho. Da la leve impresión, eso sí, de que impacta en su hombro, justo cuando el zaguero esconde sus manos hacia atrás para evitar cualquier infracción.

Surge a su vez una duda: Si el balón le pega en el pecho al jugador, ¿por qué tras el impacto su mano izquierda parece descolgarse?


Para Murillo y su asistente uno, el cundinamarqués Eduardo Díaz, quienes no tuvieron la posibilidad del 'replay', la acción fue concreta: Falta en favor de los 'Musicales', quienes no desaprovecharon la opción de igualar momentáneamente las acciones a través del delantero Marco Pérez, con un certero cobro al ángulo superior izquierdo del arco de José Fernando Cuadrado.

El Var Central, cuenta en Twitter que se ha dedicado a analizar -fecha tras fecha- las jugadas polémicas del rentado criollo, consideró que sí hubo penal para los 'Pijaos'. Contrario a lo que piensa el exjuez José Borda, quien fue enfático en decir en que no hubo mano de Henríquez en el área local.



Por desgracia para Henríquez, por una u otra razón se ha visto comprometido en los tantos contrarios en el último año. Aquel 9 de junio pifió en la primera conquista visitante, a cargo de Sebastián Villa, vital para el título liguero. Y también el 25 de julio, cuando lo cogieron mal parado en la apertura del marcador, en lo que también fue victoria (1-2).

Lo extraño es que no se escuchó ninguna reacción cuando su excompañero, Felipe Aguilar, derribó al volante Rafael Robayo en la definición del trofeo del primer semestre de 2018; acción que por fortuna no tuvo injerencia en el resultado final, que consagró al 'Vinotinto' con su segunda estrella.


Síguenos en Google News