Alberto Gamero y lo que le dejó el 'descalabro' en la Copa Sudamericana 2019: La clasificación la perdimos allá



Alberto Gamero y lo que le dejó el 'descalabro' en la Copa Sudamericana 2019: La clasificación la perdimos allá




Duro no, durísimo. Así podría calificarse el 'golpe' que sufrió este jueves el técnico del Deportes Tolima, Alberto Gamero, pues una vez más se quedó con las ganas de seguir siendo protagonista en la escena internacional, tras la amarga eliminación en la segunda fase de la Copa Conmebol Sudamericana.

El entrenador de los 'Pijaos' no pudo con su escuadra marcarle si quiera un gol al duro Argentinos Juniors como local (0-0) y luego del revés sufrido en la 'ida' (1-0), con un gol en tiempo de reposición en el que se vio comprometido Álvaro Montero, le dijo adiós de forma prematura al certamen en el que no ha ganado -léase bien- ni un juego en casa.

"Hoy (jueves) es uno de los partidos de los que hemos jugado aquí en el que menos opciones tuvimos. Lo tengo claro. Pero encontramos un equipo que se defendió bien y planteó lo mismo que nos planteó allá: La pelota quieta", adelantó el 'Sonero' en rueda de prensa.

"No puedo criticarle al equipo que no puso ganas ni deseo. El desgaste lo hicimos nosotros, porque ellos se pararon bien (...) El equipo intentó, corrió, luchó y no encontramos el gol de la paridad, que era lo que primero estábamos buscando, el empate", agregó el DT, a quien se le vio con un apagado semblante.

Para el técnico es más que claro: "La clasificación no la perdimos aquí sino allá en Argentina, porque pudimos haber hecho un gol. Y de pronto venir a hacer lo que se hizo hoy que fue el empate, que hubiera servido".

Tal vez se refirió a la increíble acción desperdiciada por el paraguayo Luis Nery Caballero, en el encuentro efectuado en el estadio Diego Maradona, cuando en doble chance pifió ante el arquero Lucas Chaves, quien estaba prácticamente en el suelo.


Los cambios

Aclaró que con el ingreso de los delanteros Diego Valdés y Jorge Ramos, al igual que el volante ofensivo Jaminton Campaz, pretendió darle mayor volumen a una propuesta que flaqueó con un intermitente Luis 'Cariaco' González y un ansioso Álex Castro. Y ni qué decir de Marco Pérez, quien jugó casi que 'con una pierna'.

"No es decir que puse cuatro delanteros a la ‘recocha’, porque estuvo Marco tirando centros con Castro y hubo unión entre los delanteros. Después Jorge Ramos entró bien y nos había podido dar la paridad", refirió el adiestrador, quien se ilusionó con una presentación más decorosa.

Aunque en lo que concierne a González, Gamero dijo que su salida para el segundo tiempo -sorpresiva, por demás- se debió a un problema muscular. "Cariaco tenía una molestia y lo mejor era sacarlo. Vamos a hacerle resonancia mañana (viernes) para ver qué nos dice el médico", aclaró el entrenador de 54 años.


El rival

En cuanto a la propuesta que vino a desarrollar 'El Bicho' en el césped de Murillo Toro, el samario reconoció que le costó generar juego no por falta de hombres pensantes en zona medular, sino por la forma en que el foráneo le fue cerrando todos los caminos y presionando, como era de esperarse, la salida.

"Acomodó gente en la mitad de la cancha, no nos daban espacio. Y este es un equipo que le gusta elaborar. Los tuvimos por los costados, por eso hubo muchos centros. Pero tienen jugadores como Quintana y Torrén que son altos, al igual que sus dos marcadores, Gómez y Sandoval", precisó el estratega.

Por último, a Gamero y su gente lo único que les queda es pelear por el ansiado cupo a la final de la Liga Águila 1 2019. Lo bueno es que tienen la primera opción, a la cual accederían ganando los dos partidos que le quedan, eso sí, con una buena cantidad de goles, pues Junior -con el que iguala a seis puntos- también tiene el mismo panorama.

"Sé que mis jugadores no van a tener el ánimo bajo. Tenemos la posibilidad el domingo (vs. Nacional, 5:30 p.m. en casa) de avanzar en llegar a una final del fútbol colombiano", finalizó el 'Sonero', quien cumple a nivel local, pero carga con una gran deuda en los torneos de la Conmebol.

Foto: Lina Pinto Rojas