Wílmar Barrios y Sebastián Villa: Por el sueño continental a cuatro años de su primera final juntos


Si hay dos jugadores que pueden dar fiel muestra de que con trabajo y disciplina los sueños sí se hacen realidad son Wílmar Barrios y Sebastián Villa, quienes volverán a disputar una final juntos: La de la Copa Conmebol Libertadores, defendiendo la casaca de Boca Juniors de Argentina ante su eterno adversario, River Plate.

Han pasado cuatro años y nueve meses desde que ambos, vistiendo la camiseta del Deportes Tolima, dieron su primera vuelta olímpica. Fue la del Campeonato Postobón Sub-20 2013, el 31 de enero de 2014, cuando vencieron (1-0) al Atlético Junior en el césped del vetusto estadio Manuel Murillo Toro.


En ese entonces estuvieron bajo la batuta del entrenador antioqueño Fabio Martínez, quien en su condición de formador y amigo supo sacar lo mejor de sus capacidades al servicio del equipo; las mismas que luego capitalizó el estratega samario Alberto Miguel Gamero.

Los jóvenes vivieron una era que les sirvió de soporte para los éxitos que cada uno cosecharía después, tanto con la 'Vinotinto y Oro' puesta como con la 'Azul y Oro'.

En el caso de Barrios, el cartagenero se coronó ese mismo año con la 'Tribu' de la Copa Colombia, en la recordada final frente a Independiente Santa Fe en el estadio El Campín. Wílmar Enrique fue el bastión en el mediocampo, ante un adversario que alcanzó a meter miedo, pero al final se quedó corto para darle la vuelta a la serie.




Y aunque Villa también tuvo alguna participación en ese elenco, sobre todo en la primera fase, su momento cumbre llegó este año, con la obtención de la Liga Águila 1 2018. El paisa jugó los 25 partidos que debió afrontar al 'Pijao' y pasará a la historia por su invaluable aporte, con un gol en los 90' finales ante Atlético Nacional y un penal ejecutado en la dramática definición.

Ahora ambos hacen parte del primer equipo de la institución 'Xeneize', con la confianza plena del técnico Guillermo Barrios Schelotto en su talento. No en vano fueron titulares y protagonistas en el empate (2-2) como visitante frente al Palmeiras de Brasil, en la semifinal (Vuelta) del torneo internacional.


Para Wílmar, la Libertadores representa la oportunidad de lograr su tercer título con los boquenses, tras el bicampeonato argentino. Por su parte, Villa tiene al frente la posibilidad de estrenar su palmarés en el sur del continente nada menos que con el título más codiciado de la región, y quizá del mundo.

No resulta exagerado decir que es inmenso el cariño y la gratitud que los hinchas del club de la ribera han tomado por su par 'Pijao'. Gracias a dos joyas de la cantera que han llegado a un momento cumbre en sus carreras y tienen la posibilidad de inmortalizarse en la historia de uno de clubes más importantes del planeta.