DEPORTES TOLIMA se aseguró cerrar como local en caso de ser semifinalista de la Liga Águila 2 2018


El triunfo (1-2) frente a Independiente Santa Fe como visitante, por los cuartos de final (Ida) de la Liga Águila 2 2018, dejó a los 'Pijaos' prácticamente con un pie en la semifinal, favoritismo que deberán revalidad este sábado (8 p.m.) en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué.

Lo que sí ya es claro es que en caso de avanzar a la siguiente fase del certamen terminará la misma en calidad de local, debido a su buen registro de puntos en la Reclasificación del segundo semestre.

En efecto, los 'Musicales' tienen en su haber 42 puntos de 60 posibles. En una eventual llave con Independiente Medellín los vigentes campeones sacan diferencia, ya que a esta altura los 'Poderosos' -que golearon (3-0) al Atlético Bucaramanga en el primer 'sorbo' de su llave- tienen 37 puntos, y a lo máximo que podrán llegar antes de la 'semi' será a 40.


Sería diferente a lo acontecido en la Liga 1 2018, cuando ambos elencos se vieron en la 'semi' y terminó en su casa el 'Rojo' de la Montaña. Con todo y ello la clasificación fue tolimense, en una serie que culminó 1-1 en los 180 minutos y se fue a los tiros desde el punto penal.

Por su parte, si el elenco 'Leopardo' logra darle vuelta a la historia, el máximo registro que alcanzará serán 38 unidades. Así que si se enfrentará con los 'Pijaos' deberá iniciar la definición en su casa el estadio Alfonso López, el 21 o 22 de noviembre, y el 23 o 24 del mismo mes visitar el 'Coloso de la 37'.

Tal cual sucedió en la Liga 2 2016, cuando los de Ibagué cerraron en el Murillo Toro una llave que también terminó igualada en tiempo regular (2-2) y que tuvo que dirimirse en la 'lotería' del punto blanco.

El técnico Alberto Gamero tiene claro que su deseo es disputar una final ante su gente, como no pasa desde hace 12 años. Pero pese a la ventaja lograda en la Capital ante los 'Leones' no se confía y sabe que primero tendrá que 'ensillar' ese duro rival, que por lo visto en El Campín tiene con qué dar la batalla hasta el pitazo final.