Andrés Rojas y un gol anulado de escándalo al DEPORTES TOLIMA, en la victoria frente al Cali




El arbitraje del fútbol colombiano atraviesa por uno de sus peores momentos. A las quejas de Junior y Once Caldas, visiblemente perjudicados por los de negro, se sumaron las de Deportes Tolima, al que le invalidaron un gol legítimo en la victoria (1-0) ante Deportivo Cali, este domingo en el estadio Palmaseca.

A los 72' del encuentro, el delantero Marco Pérez la mandó al fondo de la red tras una elaborada jugada por zona derecha, en el que el principal protagonista fue el mediapunta bolivarense Jader Rafael Obrián.


Sin embargo, a juicio del referi bogotano la acción no era válida, por lo cual procedió a anularla pese a que su asistente número uno, el metense Humberto Clavijo, no levantó su banderín a tiempo para anunciar un fuera de lugar o alguna infracción.


En redes sociales hay quienes argumentan que lo que pitó el silbato fue un presunto fuera de lugar de Obrián, cuando intentó centrar y el balón, tras ser rechazado por el arquero Camilo Vargas y el defensa Danny Rosero, le quedó de nuevo en su poder.


Mientras que otros espectadores han considerado que en la definición Pérez pudo haberse ayudado con su mano. Aunque a ciencia cierta ninguna de las acciones que pudieran haber originado la decisión es clara.


Lo que sí es palpable es que cuando Marco remata al arco hay tres jugadores por delante del balón, sin que el juez ni su asistente haga algún gesto por intentar anular la acción.

De hecho, Rojas señaló la anotación. Sin embargo Clavijo, quien en principio hace el amague para correr hacia el centro del campo, se acordó de su bandera y la levanta sin que se sepa la razón del porqué de su decisión. Tal vez por la presión de los jugadores del local.


Esta jugada fue muy protestada por el plantel y también por los hinchas, quienes en las redes se hicieron sentir en contra de la polémica decisión de Rojas, quien pudo haber facilitado el trámite de los minutos finales al líder del torneo.

Sobre todo por Pérez, a quien el fallo del capitalino le impidió ser en solitario el goleador del torneo, con 11 dianas. Actualmente tiene 10, las mismas del argentino Germán Ezequiel Cano del Independiente Medellín.

Y en su casa, en donde su esposa y demás familiares no ocultaron su malestar por la determinación y exigieron por redes la implementación de medidas que hagan más justas las decisiones de los árbitros. Por fortuna los puntos fueron para el campeón, aunque la historia pudo ser distinta.