Se necesita tranquilidad para definir: Gamero y lo que le dejó la caída de DEPORTES TOLIMA en Palogrande


Sensaciones encontradas dejó en el técnico del Deportes Tolima, Alberto Miguel Gamero, la derrota (1-0) ante Once Caldas de este domingo, por los cuartos de final (Ida) de la Liga Águila 1 2018.

Por un lado, el revés sufrido en el estadio Palogrande de Manizales es, en cierto modo, remontable, pero le preocupa -y mucho- la falta de definición, pues ya son tres partidos y medio sin convertir en el certamen.

Frente a los 'Albos' Tolima tuvo al menos tuvo cuatro opciones claras de gol: Dos en los pies de Ángelo José Rodríguez y dos más protagonizadas por el paraguayo Robin Ramírez, sin que ellas terminaran al fondo de la red.

"Creo que tuvimos las opciones más claras pero no las concretamos. Ellos fueron efectivos en el tiro de esquina y ganaron su partido. Y el contrario también hace méritos", resaltó el timonel en rueda de prensa.

"En el partido pasado, ante Patriotas, creamos al menos 10 opciones de gol y no hicimos ni uno. Y hoy por lo menos cuatro más. Eso me preocupa", agregó el 'Sonero', quien perdió un invicto de nueve jornadas.  

Y es que si bien se registró una seria desconcentración defensiva que costó los tres puntos, lo que lo tiene 'cabezón' es cómo recuperarle la confianza a un equipo que peca de ansiedad en el último cuarto.

"Hemos hablado con los jugadores para hacerles entender que se necesita tranquilidad para definir (...) porque este equipo es aguerrido, va al frente y crea opciones", complementó. 

Sobre la propuesta del contrario, fue enfático y desde su óptica no vio sino dos posibilidades. Una, que terminó en el fondo de las piolas y quizá otra en la que no tuvo mayor injerencia el guajiro Álvaro Montero.

"Hoy (Domingo) Once Caldas no tuvo opciones de gol claras. Que recuerde Montero no me sacó un balón que vaya para gol (...) Cuadrado sí nos sacó dos bolas impresionantes", señaló.


Jugó en contra

Para el entrenador samario es claro que el estado del campo de juego, afectado por el 'diluvio' que cayó sobre Manizales, jugó en contra de los intereses de su escuadra. Tuvo que apelar a argumentos que no son los suyos y sacrificar a hombres que no aportaron lo esperado.

"Fue un partido disputado, que no dio lugar para un fútbol vistoso. La cancha no nos favoreció, de pronto a Caldas tampoco, pero intentamos jugar a lo que fue el terreno de juego", precisó.

Dejó en claro que "ese no es el fútbol es el que generalmente Tolima muestra. Nosotros siempre intentamos con el balón a ras de piso, elaboramos. Pero esta vez no lo pudimos hacer, porque cuando lo intentamos el balón se quedaba".

Por ello apostó por la salida del venezolano Yohandry Orozco, quien pasó desapercibido por su poco aporte en los 45' iniciales y que para la complementaria no pudo asociarse con sus compañeros.

"La cancha no se prestaba para transportar y estaba perdido. Era para jugar más largo.Y cuando entró Robin tuvimos más opciones y desahogó a Ángelo que estaba muy solo", refirió. 


Por la remontada

Con todo y ello, Gamero confía que el gramado del Manuel Murillo Toro la historia sea diferente. Que pueda sacarle fruto a aquellos elementos que no brillaron en suelo 'cafetero' y se clasifique a su sexta semifinal con la 'tribu'.

"En Ibagué, con una cancha mejor, vamos a tener mejor posesión y llegar muchos más claros. La llave está abierta y tomaremos el partido con mucha tranquilidad", manifestó Gamero.

"Me voy tranquilo porque quedan 90 minutos para doblar estar serie. Tienen un resultado a favor y nosotros en contra, pero esto no es de desesperarse. Trataremos de sacarles los tres puntos que tienen", concluyó.

El dato

Gamero confirmó que el zaguero Julián Quiñones, quien fue sustituido para el segundo tiempo, sufrió una contractura muscular, por lo cual será valorado este martes en el regreso a entrenamientos del equipo.