Fracaso del DEPORTES TOLIMA en la Copa Águila 2018: No pudo ante un inexpresivo Patriotas y quedó 'out'


Foto: Jorge A Cuéllar

Una vez más Deportes Tolima se despidió de forma prematura de la Copa Águila, el torneo que en el pasado dio grandes alegrías pero que, a juzgar por las últimas dos presentaciones, se ha convertido en una auténtica pesadilla tanto para los jugadores como para los hinchas.

El 'Vinotinto y Oro' no pudo ante un débil e improductivo Patriotas (0-0), que vino a encerrarse en su propio campo y a especular -con uno menos desde los 63'- con la necesidad del rival. Así logró forzar la serie a la definición del punto penal.

Y pese a que en el arco estuvo el paraguayo Joel Silva y atajó uno de los seis cobros del rival, se encontró con un colega inspirado: El quindiano Alejandro Otero, quien le detuvo tres remates a los 'Musicales' Cléider Alzate, Yohandry Orozco y Fáiner Torijano.

Al igual que en la edición de 2017 cuando se quedó en la primera ronda, lo de los 'Pijaos' podría ser catalogado como un rotundo fracaso, pues tuvo tanto en el choque de ida como en el de vuelta a lo mejor de su nómina, frente a un rival que se dio el lujo -sí- de probar algunos juveniles.

Ahora el onceno de la 'Tierra Firme' deberá enfocarse en levantar cabeza este domingo (7:30 p.m.), en el inicio de los cuartos de final de la Liga Águila 1 2018. Será en el estadio Palogrande de Manizales, cuando visite a Once Caldas.


Propositivo pero ineficaz

El de la iniciativa fue, como se esperaba, del onceno local, que tuvo al menos dos llegadas claras de gol en los primeros cinco minutos del encuentro. Sin embargo careció de efectividad en el último cuarto de terreno.

La primera opción la protagonizó el delantero Ángelo Rodríguez, pero la más clara de ellas fue la registrada a los 3', cuando el volante Cléider Alzate definió solo ante la presencia del guardameta Alejandro Otero, pero su remate se estrelló en la humanidad del rival.

Y sobre el minuto 13, el que cabeceó con libertad en el área 'Acerera' fue el delantero José Erik Correa, pero su impacto fue atajado sin inconvenientes por el golero foráneo. El chocoano hizo buen tándem con el sanandresano Rodríguez, en una apuesta interesante del técnico Alberto Gamero.

El visitante, en tanto, se vio obligado a hacer su primera modificación apenas a los 21', con lo que quemó uno de los tres cambios. Ingresó Jhonnys Guerrero por Federico Arbeláez, lesionado, para cubrir uno de los flancos por los cuales hacía daño el anfitrión.

Solo hasta los 45' el 'Vinotinto' se arrimó con peligrosidad. Correa, casi cayéndose, la estrelló en el palo ante la mirada impotente de Otero, quien se vio vencido. El rebote le quedó a Rodríguez, quien no pudo embocarla al fondo de las piolas.


Sin claridad

Con un flojo arranque del segundo periodo, el estratega Gamero se vio obligado a darle un revulsivo a su escuadra: Sacó al delantero José Erik Correa y metió al mediapunta antioqueño Sebastián Villa (54'), autor del tanto en el choque de ida en Tunja.

Sin embargo, la expulsión del defensor Larry Angulo por doble amonestación (63') complicó las cosas en la visita, que tuvo que renunciar a su intención ofensiva al verse en desventaja numérica. El mensaje lo entendió rápidamente Gamero, quien no dudó en renovar su nómina.

El 'Sonero' sacó a dos volantes, uno de ellos de marca, para darle mayor flujo ofensivo a su equipo. Salieron a los 67' Ómar Albornoz y Carlos Rentería e ingresaron el delantero paraguayo Robin Ramírez y el mediocampista venezolano Yohandry Orozco.

Y ocho minutos después de estar en campo, Orozco tuvo en sus pies lo que pudo ser la ventaja para los de Ibagué. No obstante, su impacto se estrelló en el travesaño del arco norte del 'Coloso de la 37', para lamento de los hinchas y el cuerpo técnico.

Sobre los 80' el que estuvo cerca de abrir el marcador fue el paisa Alzate, quien con un disparo de pierna izquierda le calentó las manos al portero Otero, uno de los más destacados en la visita. Sin embargo, la falta de definición hizo mella en un plantel que la vio 'negra' ante un rival inferior.


Esta vez no fue

Confiado en los excelentes antecedentes que precedían al guaraní Joel Silva, Tolima se resignó a definir el clasificado a los octavos de final por la vía de los penales, en la que en la Liga 2 2016 dejó afuera en el mismo arco -el Norte- a los boyacenses.

Pero esta vez todo fue diferente. Primero, con el yerro de Alzate en el primer cobro de la 'tribu'. Luego con el fallo del venezolano Orozco, cuando la serie iba 3-2. Y por último con el del zaguero y capitán Torijano, quien en el sexto remate se la entregó a Otero, para sentenciar la serie por 4-3.

La atajada de Silva al juvenil Jhonnys Guerrero, al cual se 'comió' de pura cancha, resultó insuficiente. Para su fortuna Patriotas contó con la efectividad de John Velásquez, Azmahar Ariano, Mario Álvarez y Efraín Cortés, pese al fallo de Otero, quien pagó con creces su equivocación.