Me dejó preocupado la definición: Gamero y el balance de la victoria de DEPORTES TOLIMA frente a Envigado


Con la tranquilidad que da el volver a ganar en casa, el técnico del Deportes Tolima, Alberto Gamero, entregó sus conceptos sobre la sufrida victoria de su escuadra ante Envigado F.C., este jueves, por la séptima fecha de la Liga Águila 1 2018. 

Para el 'Sonero', quien volvió a respirar tranquilo en el tablero, el cotejo frente a los 'Naranjas' representó todo un reto en materia ofensiva para su grupo, que apenas cumplió con la tarea encomendada.

"Envigado era el equipo al que menos goles le habían hecho, solo dos en cinco partidos, aunque tampoco hacía muchos goles, solo cuatro. Y sabíamos que el partido se iba a tornar así, apretado, duro y había que trabajarlo", adelantó Gamero.

De acuerdo con el entrenador, su divisa mereció mejor suerte en los 45' iniciales. Pero fue solo hasta después del 56' que logró romper lo que era el sólido esquema defensivo de los envigadeños, quienes terminaron con 10 hombres.

"Nos fuimos en desventaja no mereciéndolo. Antes del gol de ellos habíamos tenido dos o tres opciones de gol y no las concretamos.

"Pero me parece que el equipo no perdió la tranquilidad, no perdió el orden y supo manejar un partido duro. Y son tres puntos que nos dejan respirar un poquito mejor", complementó.


Los cambios

Unas de las modificaciones que mejor réditos le trajo fue el ingreso a los 22' del volante Rafael Carrascal por Luis Paz, muy cuestionada en su momento por los hinchas y la crónica deportiva.

Pese a que no es muy partidario de hacer cambios en los primeros tiempos, Gamero explicó que tuvo miedo de quedarse en desventaja númerica.

"Lo de (Luis) Paz fue muy claro: A los 12 minutos con amarilla, ante un equipo rápido en las transiciones, un tropezón nos hubiera dejado con 10 hombres temprano", indicó el entrenador de los 'Musicales'.

"Pienso que la entrada de Carrascal fue muy buena, porque perdiendo un partido, con un hombre con amarilla (Paz), lo que buscamos fue más fútbol, más salida y más generación", agregó el estratega.

También se refirió a por qué aguantó hasta los 54' para darle paso al atacante sanandresano Ángelo José Rodríguez, cuando en los planes de la gran mayoría estaba entre los 11 titulares. 

"Metimos a Ángelo antes por la necesidad que teníamos. Porque teníamos presupuestado que jugara 20 o 25 minutos", expresó Gamero.

Y añadió: "Yo lo traje hoy de terco, porque confío mucho en él y sé qué puede dar. No había hecho fútbol, pero viene de menos a más. Faltan 10 fechas para decirle que se lesione otra vez".

Luego le dio paso al venezolano Yohandry Orozco, en la que parece ser una variante habitual: Por el antioqueño Cléider Alzate. O es uno o es el otro, pero al parecer nunca juntos. 

"Miramos lo de Orozco, para que se asociara con Carrascal y Robayo, y también que me ayudara a taponar a (Nelson) Lemus, que andaba bien", refirió el timonel.


El caso Albornoz

Con el ingreso de Rodríguez el 'sacrificado' fue el volante por la franja izquierda Ómar Albornoz, quien aún no termina de convencer por ese sector, siendo su presencia motivo de amplias discusiones.

"Veíamos que Albornoz llegada y tiraba centros, a veces no buenos. Y cuando lo eran solo había un hombre que era (José) Correa. Y pensé que con esos delanteros por dentro podíamos generar opciones, pues son potentes y te pivotean (Sic)", dijo el 'Sonero'.

Según su análisis, el cartagenero cumplió en el primer periodo pero se quedó sin fútbol para el arranque del segundo, por lo que fue necesario el revelo por Ángelo. 

"De Albornoz se busca lo que hizo en el primer tiempo. Lo que pasa es que no concretamos sus centros. Me parece que con él se llegó más por la izquierda que por la derecha. Quería apertura de cancha  ante un rival muy difícil", enfatizó.


A corregir 

Dentro de los aspectos a los que tendrá que dedicarle varias sesiones de trabajo está, sin lugar a dudas, el de la definición

"Me deja preocupado que llegábamos y no concretábamos. Me deja preocupado los centros, tenemos que tirarlos mejor. Pero hay cosas buenas que las podemos seguir potencializando", manifestó.

Pero también el hecho de que en ninguno de los siete partidos que hasta el momento ha afrontado haya podido sacar su valla en cero. 

Ocho tantos en 630 minutos tienen muy inquieto al entrenador, pero también al golero al paraguayo Joel Silva, quien los ha sufrido en carne propia. Es decir: Ha encajado, en promedio, un tanto cada 78,75 minutos.

"Es algo que no deja de preocupar. El de hoy fue golazo, pero si se dan cuenta en los partidos que jugamos las llegadas del equipo rival son pocas. No me acuerdo de que Joel haya sido la figura por los balones que saca", señaló el técnico costeño.