Gamero fue el hombre: Le dio un título profesional al DEPORTES TOLIMA tras 11 años









Gamero fue el hombre: Le dio un título profesional al DEPORTES TOLIMA tras 11 años






Por: Mario Alejandro Rodríguez

Fue él, el hombre de la melena castaña y tez trigueña, el que le dio al Deportes Tolima su tercera alegría en el profesionalismo, luego del ascenso en 1994 y el título en 2003. Fue él, 'Mi llave', el que le puso llorar de felicidad a todo un departamento, un 12 de noviembre de 2014. Fue él, Alberto Miguel Gamero, el responsable de devolverle al 'Vinotinto y Oro' el protagonismo perdido y ponerlo -tras 11 años- en lo más alto del balompié colombiano.

El samario que en mayo pasado tomó las riendas de la 'Tribu', cumplió a cabalidad lo que prometió a su llegada a Ibagué, y de paso, se sacó la 'espina' que le quedó atravesada en 2011 con Boyacá Chicó en Bogotá: La Copa Postobón. En 18 partidos, el 'profe' demostró las cualidades técnicas y tácticas de un plantel que venía de ser último en la Liga Postobón 1 2014, y lo llevó a saborear la gloria con un discurso práctico pero efectivo.

Con una primera fase excelente, en la que consiguió 21 puntos logrados de 30 posibles, el técnico se mentalizó en que sí era posible llegar al título, sin renunciar a la competencia paralela que significa la Liga. En su cabeza jamás pasó el desechar la Copa, pese a que algunas las circunstancias lo pusieron -en más de una ocasión- contra la pared, en lo que pudo ser una historia radicalmente distinta.

Y cuando le llegó la hora de jugarse el todo por el todo frente a rivales de la talla de Atlético Nacional, bicampeón de la Copa; Medellín, protagonista de la Liga; Patriotas, la sorpresa del torneo, y Santa Fe; el de mejor campaña en la reclasificación, el estratega -al lado de su fiel escudero, el también samario Orlando Rojas- hizo lo que pocos creían y derribó -uno tras otro- a sus contendores, con un juego práctico, en el que priorizó el buen toque y la seguridad en defensa. 

Sólo seis meses necesitó Gamero para lograr lo que no pudieron los coterráneos Hernán Torres y Jorge Luis Bernal, quienes estuvieron muy cerca de tocar el cielo con la divisa tolimense. Sólo 180 días requirió el costeño para cambiarle el chip a un grupo que terminó reventado bajo la batuta de Carlos Castro, un hombre con buenas intenciones pero poco respaldo.

Con 50 años, y toda una vida en el fútbol, el 'Sonero' Gamero consiguió su segundo título en el rentado local. Ya en 2008 había levantado el trofeo de Liga con el Chicó, en lo que fue una dramática definición por penales ante América de Cali. Pero éste, el de 2014, tiene un sabor especial: Porque fue en El Campín, porque fue ante Santa Fe, siendo un hombre con pasado 'Millonario', y sobre todo, porque con su gesta  resurge una divisa que estuvo sumida en una profunda crisis deportiva y administrativa. 




Síguenos en Google News