Desastroso: Bismark Santiago y un arbitraje de escándalo, en el empate entre DEPORTES TOLIMA y Cali por la Superliga







Desastroso: Bismark Santiago y un arbitraje de escándalo, en el empate entre DEPORTES TOLIMA y Cali por la Superliga




Con muy bajo puntaje fue calificado por la crónica deportiva la actuación del átbitro atlanticense Bismark Santiago, quien tuvo a su cargo en la noche del jueves el primer 'sorbo' de la Superliga 2022, entre Deportes Tolima, el campeón del primer semestre liguero de 2021, y Deportivo Cali, actual monarca del FPC, en un intenso partido que se efectuó en el estadio Palmaseca de Palmira.

El silbato barranquillero tuvo un discutido desempeño en el cotejo y ni siquiera con la ayuda del sistema de videoarbitraje (VAR) pudo llevar un desarrollo tranquilo, toda vez que dejó de pitarle al visitante un claro penal, y al dueño de casa le sancionó, de forma dudosa, una supuesta falta que le impidió celebrar antes el primer gol del compromiso, anotado por el delantero Teófilo Gutiérrez.

La polémica

La primera acción polémica se registró a los 12', cuando en el área 'Verdiblanca' estuvo cerca de anotar el delantero paraguayo Gustavo Adrián Ramírez, de no ser por el cierre del defensor Guillermo Burdisso. No obstante, cuando  intentó evacuar la pelota de su campo, el jugador local haló de la camiseta al atacante, quien cayó al césped. La jugada ni siquiera fue revisada en la pantalla de video.

Y como si se tratara de una ley de compensación, Santiago le invalidó de forma dudosa lo que era el 1-0 parcial al local. Sucedió a los 29', momento en el que reversó el tanto convertido cuatro minutos antes por Gutiérrez (25'), según él, en el análisis de las imágenes, por una controvertida falta del delantero Ángelo Rodríguez sobre ex Cali Juan Camilo Angulo, quien alegó un codazo en la cara.



Pero como si fuera poco, el tanto del onceno 'Azucarero', anotado a los 32' por el volante de contención Carlos Julio Robles, viene precedido de una posible infracción sobre el defensa de la 'tribu', José David Moya, de parte de 'Teo', pero tampoco hubo una decisión correcta de Santiago, a quien de a pocos se le salió el partido de las manos y tuvo que recurrir a las tarjetas para calmar.

Ánimos caldeados

Estas tres decisiones, sin duda, minaron el normal trámite del compromiso, en el que hubo un sinfín de 'rifirrafes', como el del 'paragua' Ramírez con el anfitrión Jhon Vásquez, que le costó la amarilla a ambos; el intenso duelo del volante Daniel Cataño con el chileno Sebastián Leyton, o el que sostuvo Teófilo Gutiérrez con el mediocampista visitante Bryan Rovira, quienes no pararon de discutir. 

“¿Ustedes vieron cómo fue el partido? Si no hay un hombre de pantalones, se pudo haber puesto más peligroso de lo que se puso hoy, porque se puso peligroso. Para ambos lados. Necesitamos un árbitro de garantías para la final, por favor. Lo pido con todo el respeto, la humildad. Que dé garantía al Cali y a nosotros”, dijo el técnico del Tolima, el ibaguereño Hernán Torres Oliveros.

Caso contrario al timonel del cuadro 'Verdiblanco', Rafael Dudamel, quien prefirió no profundizar en la actuación de Santiago. "Para mí el arbitraje fue un poco accidentado, sobre todo en el primer tiempo. En la falta previa por la que nos anulan el primer gol a Teo, me quedan las dudas. Pero al final, contra lo que ya está sancionado no puedes hacer nada. Continuamos jugando (...) Quizá nos íbamos de largo si nos hubiesen validado ese primer gol, pero bueno", refirió.

Así como aconteció tras la 'ida' de la gran final de la Liga 2 2021, cuando Wílmar Roldán tuvo una discutida presentación, para algunos en perjuicio del 'Vinotinto y Oro', la designación del juez de vuelta para esta Superliga estará para 'alquilar balcón'. Y parece que ya hay un juez con el que el 'Pijao' no quiere verse: Jhon Ospina, quien a juicio de Torres ha afectado de forma notable sus intereses.






Síguenos en Google News