¡A lo DEPORTES TOLIMA! Con dosis de sufrimiento, el 'Pijao' clasificó a la gran final de la Copa BetPlay 2020






¡A lo DEPORTES TOLIMA! Con dosis de sufrimiento, el 'Pijao' clasificó a la gran final de la Copa BetPlay 2020


Porque como bien dicen: Si no es sufrido, no vale. Y la esencia de este equipo ha sido la de sumar todos sus éxitos con una dosis extra de sufrimiento y hasta locura. Deportes Tolima, por la vía de los penales, se clasificó de forma agónica a la gran final de la Copa BetPlay 2020, luego de vencer en la lotería desde los 12 pasos al Deportivo Pasto, con el que igualó (1-1) en los 90 minutos reglamentarios. 

La figura de esta dramática definición, que por poco lleva al colapso a los hinchas del 'Vinotinto y Oro' pendientes desde sus casas como nunca antes, fue sin lugar a dudas el cancerbero guajiro Álvaro David Montero Perales, quien atajó tres de los cobros del elenco rival, que apenas pudo vencer en una ocasión su portería, por intermedio del volante Leonardo Aponte.

El guajiro, consumado atajador de este tipo de ejecuciones, demostró que lo suyo bajo los tres palos no es casualidad y como en la final de la Liga 1 2018 frente al Atlético Nacional en Medellín, cuando le detuvo los cobros a Reinaldo Lenis y Vladimir Hernández, o en los cuartos de final del 2018-2 ante Independiente Santa Fe, revalidó credenciales y se erigió como figura. 

Uno a uno, Camilo Ayala, David Gómez, Ray Vanegas, y Miguel Camargo, el mismo que a los 77' parecía aguar la fiesta de los 'Musicales', fallaron desde el punto de castigo y la figura enorme del nacido en El Molino. La historia como que se repetía en el local, con los yerros de Sergio Mosquera y Juan Pablo Nieto, quienes la mandaron lejos del arquero venezolano José Contreras.

Pero por fortuna aparecieron el canterano Jaminton Campaz y el 'Tico' José Guillermo Ortiz, para sentenciar la serie y poner a los de Ibagué en una nueva final copera tras casi siete años y dos frustraciones previas en 'semis'. Para ello también fue importante el aporte del delantero Juan Fernando Caicedo, quien a los 54' anotó el tanto que empezó a ilusionar a los locales.

Con la satisfacción del deber cumplido, pero con un número de importantes de aspectos tácticos y técnicos por corregir, el onceno de la 'Tierra Firme' irá el próximo 10 de febrero al gramado del Atanasio Girardot por una nueva celebración, frente al Independiente Medellín de Hernán Darío 'Bolillo' Gómez, que dejó en el camino al sorprendente Deportes Quindío.

Será la oportunidad perfecta para que el técnico de la región, el ibaguereño Hernán Torres Oliveros, dé el primer golpe sobre la mesa y se quite la amargura de aquella final perdida del 'Finalización 2010', nada menos que con el equipo de sus amores. Y para los 'Pijaos', de volver a dar una vuelta olímpica fuera del Manuel Murillo Toro, como está marcado su destino en el FPC.

Nivelado por lo bajo

Apenas corría el primer minuto de juego en el 'Coloso de la 37' cuando el dueño de casa desperdició la primera opción clara del compromiso, en una jugada en la que el extremo derecho Ánderson Plata la tuvo solo frente al arco sur del Manuel Murillo Toro, pero la mandó ligeramente desviada, pues el ariete guajiro -bastante criticado por la hinchada- no fue capaz de definir con todo el panorama claro. 

El control del esférico fue del 'Vinotinto y Oro', pero pese al dominio no tuvo eficacia en el último cuarto del terreno, ante un contrincante que le costó en la salida desde su propio campo y por ende renunció a su vocación ofensiva, en pro de esperar la propuesta de su adversario, con la obligación de ir al frente por su condición y su plantilla de jugadores. 

Al final, los 45' iniciales fueron insípidos, sin mayores incursiones en las áreas y con un solo remate a puerta de los orientados por el ibaguereño Hernán Torres Oliveros, quienes se vieron en aprietos de superar el sólido sistema defensivo de los nariñenses. Los cuales dieron batalla en zona posterior. En especial el arquero venezolano José David Contreras, de buen suceso en el FPC.

De contrastes

Pero cuando el partido parecía enredarse para los de Ibagué, y el arquero Álvaro David Montero empezaba a erigirse como gran figura, al ahogar el grito de gol de los tricolores, apareció el 'matador': El antioqueño Juan Fernando Caicedo, quien sobre los 54' y con una soberbia definición en el área chica fulminó al portero foráneo, quien se quedó corto ante el 'mano a mano' que tuvo el paisa.

Fue en una mala salida de la visita, y un balón que recuperó el volante Yeison Gordillo que comenzó a gestarse la jugada con la que se abrió la cuenta en la pizarra. Por la zona derecha abrió el juego Plata, quien le tiró un preciso pase en profundidad a Caicedo, quien con un toque sutil la mandó al fondo de las piolas para la felicidad de los 'Musicales'. Y el grito desaforado del técnico Torres.

El anfitrión tuvo para ampliar la ventaja a los 69', con un impacto del delantero Luis Fernando Miranda, pero el golero Contreras evitó la segunda celebración del compromiso para los de la 'Tierra Firme', que tal vez hubiera evitado el sufrimiento. Y es que como dicen en la calle: El que no los hace, los ve hacer. Pasto sí capitalizó y terminó complicándole en gran medida el desarrollo de las acciones.

Sucedió a los 77', cuando un espectacular tiro libre del panameño Miguel Camargo, quien ya había avisado minutos antes de su potente pegada, amenazó con arruinar la tarde de los 'Musicales'. Un potente 'riendazo' de pierna derecha, aprovechando las ventajas que dio la zaga local en la confección de la barrera, dejó sin reacción alguna al guardameta Montero, quien se estiró en vano.

Con el 'agua al cuello, el técnico Torres intentó darle un revulsivo a su nómina. Al cambio de los 46', con el ingreso de Luis Miranda por Daniel Cataño; se sumó el del 'tico' José Guillermo Ortiz por Plata (84'), que más allá del pasegol no tuvo un destacado desempeño; y sobre tiempo de reposición, ya previendo los penales, excluyó a Caicedo para darle paso al pereirano Juan Pablo Nieto (90+2').

Superior en los penales

Con la suerte echada en tiempo reglamentario, solo quedaba apegarse a las capacidades del guajiro Álvaro David Montero. Y por fortuna, el guajiro no fue inferior a la responsabilidad. El guardameta voló de palo a palo en la definición y ahogó en tres ocasiones los gritos de gol de los foráneos, tras los cobros de Gómez, Vanegas y Camargo, pues Ayala la mandó por arriba del travesaño.

Primero se lo detuvo al lateral Gómez, tirándose al lado derecho del arco sur del 'Coloso'. Luego, al mismo ángulo, evitó que el delantero Ray convirtiera, aguantando hasta el último suspiro su cobro. Y la 'cereza del postre' lo logró ante su 'verdugo', Camargo,  al que con los pies le impidió mantener con vida a su divisa. De esta forma cerró la serie, apoyado -eso sí- en las ejecuciones de Campaz y Ortiz.

Fotos: Dimayor






Síguenos en Google News