¿Cortina de humo? El repentino interés de Ibagué por ser sede del Sudamericano Sub-20 de la Conmebol





¿Cortina de humo? El repentino interés de Ibagué por ser sede del Sudamericano Sub-20 de la Conmebol






Solo 24 días después de la designación de Colombia como sede del Sudamericano Sub-20 de la Conmebol y, quizá, en el peor momento de su administración, al menos a juzgar por las divisiones que existirían en su grupo de trabajo, el alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, parece -ahora sí- estar interesado en postular la ciudad para este importante evento, a efectuarse en febrero de 2021.

Según versiones periodísticas de diferentes colegas en la ciudad, algunos de ellos cercanos al mandatario local, Hurtado vería con muy buenos ojos presentar la candidatura ante la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) para recibir el torneo, que no se lleva a cabo en el país desde 2005, cuando fue ganado por la 'tricolor'. Y justo cuando las críticas de sus detractores arrecian en redes.

La aspiración de Ibagué se daría teniendo como precedente que en cuatro ocasiones, en solo ocho meses de mandato, se ha cambiado el gerente del Instituto Municipal de Deporte y Recreación (Imdri), y una licitación polémica que tuvo la intervención de los órganos de control, como la del Coliseo Mayor. La misma que después de seis meses de instalarse la primera piedra no ha arrancado.

Solo por citar el caso del Imdri, el clima de inestabilidad es reinante: Aparte de los gerentes que han desfilado por las instalaciones del Parque Deportivo, y según pudo establecer esta redacción, hay serias disputas internas, por más que haya un tono conciliador del actuar funcionario, Alejandro Ortiz. Esto no sería un buen síntoma al momento de pedir la sede de un evento de esta envergadura. 

Y también de la mano del Instituto Departamental de Deportes (Indeportes Tolima), que ha soportado fuertes cuestionamientos por no ponerse al día a los entrenadores, en sueldos que corresponderían de la vigencia del 2019, y que en este 2020 hasta ahora empieza el proceso de contratación de los mismos, luego de meses sin que la gran mayoría de ellos recibiera un peso.

Quienes en redes apoyan la propuesta, la consideran una oportunidad viable para la ciudad, golpeada por el desempleo y la crisis por la pandemia del COVID-19. No obstante, hay otros que creen que no existe ni la infraestructura deportiva ni hotelera para recibir esta cita, a diferencia de regiones como el Eje Cafetero y Bucaramanga, que vienen de recibir el Preolímpico Sub-23.

Aparte, implicaría una millonaria inversión en la adecuación del estadio Manuel Murillo Toro, que ha estado de reforma en reforma desde que se efectuaron en la ciudad los fallidos Juegos Nacionales, en 2015. Aspecto que resulta menos importante que las múltiples necesidades que tiene la ciudad, y luego de que el Concejo Municipal aprobará un empréstito por 150.000 millones

En contexto


Como se reseñaba, la última vez en que Colombia recibió el certamen fue en el 2005, en los estadios Hernán Ramírez Villegas de Pereira, Centenario de Amenia y Palogrande de Manizales. Aquella versión del Sudamericano es recordada, además, por la aparición de futbolistas como Lionel Messi, hoy considerado uno de los más grandes de la historia, y Falcao García, entre otros.

El torneo sudamericano entregará cuatro cupos directos a la Copa del Mundo de la categoría, que se llevará a cabo en Indonesia, según la elección hecha por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA). El último sudamericano se jugó el año anterior en Chile (2019) y en el mismo la Selección Colombia quedó ubicada en el cuarto puesto.




Síguenos en Google News