Quedaron en deuda: Los extranjeros no marcaron la diferencia en el plantel del DEPORTES TOLIMA 2019



Quedaron en deuda: Los extranjeros no marcaron la diferencia en el plantel del DEPORTES TOLIMA 2019






Con el fin de la campaña del 2019 del Deportes Tolima, llegó el momento de hacer balances para saber quiénes llenaron o no las expectativas, tanto del cuerpo técnico como de la dirigencia y los hinchas. Aunque no falta hacer mayores análisis para saber que quienes quedaron en seria deuda fueron los refuerzos extranjeros, siempre llamados a ser protagonistas por su condición.

En efecto, de los siete futbolistas foráneos que vistieron la casaca del 'Vinotinto y Oro' solo uno se salva: El venezolano Luis 'Cariaco' González, hoy en Atlético Junior. Por su parte, los defensores Pablo Meza (Paraguayo) y Juan Pablo Vargas (Costarricense), los volantes venezolanos David Centeno y Bernaldo Manzano, y los delanteros Luis Nery Caballero (Paraguayo) y Guido Nahuel Vadalá (Argentino), pasaron sin pena ni gloria.

En el caso de Meza, apenas pudo disputar 45 minutos en el primer semestre, por lo que rápidamente se marchó. Contrario a lo que vivió Vargas, que si bien tuvo mayor rodaje en este año, luego de pasar en blanco el segundo semestre de 2018, poco a poco fue relegado del primer equipo: Al parecer por su bajo nivel. En total disputó 21 de los 69 partidos del año, con 1.483 minutos, pero sin duda le costó regresar en buena tónica tras la dura lesión en su rodilla derecha, sufrida en la pretemporada de junio.

En lo que respecta a los vecinos, Manzano fue el de mejor remate y más presencias: 13 en total, de las cuales nueve fueron por la Liga Águila 2 2019, con un acumulado de 887 minutos de 2.880 de los que sumó el grupo. Centeno, en tanto, sumó 12 presentaciones, con 663' y dos anotaciones. Si bien comenzó con pie derecho, luego desapareció de los planes del técnico Alberto Gamero, quien lo tuvo al margen de las convocatorias por un buen tiempo esperando reacción.


Y ninguno de los dos arietes que fueron importados fue determinante para el colectivo. Caballero, quien se marchó a mitad de año, estuvo en 15 partidos de 36 disputados, con solo 537' y dos dianas. Peor es el balance de Vadalá, a quien la muerte de su papá lo terminó de alejar del plantel, del que hizo parte en cuatro partidos y solo sumó 72 minutos, aunque sin anotar ni un tanto. El jugador, como es apenas entendible, tuvo que viajar dos veces a su natal Rosario para estar al lado de su progenitor.

Tal vez el hecho de que Gamero lleve más de dos años con una base de jugadores que le ha dado óptimos resultados, el estilo de juego que pregona el 'Sonero', en el que se han visto sacrificados los delanteros, o quizá la adaptación a la ciudad o a lo que representa ser parte del elenco 'Pijao', un equipo que funciona con lo justo, sean algunas de las razones -a grandes rasgos- para que estos futbolistas no tuvieran éxito con el club.

Será un aspecto en el que el club deba prestar especial atención para próximas contrataciones, porque de entrada la premisa es que quien viene del balompié del exterior está conminado a ser figura. Sobre todo en aquellos que llegan a reforzar la zona atacante, pues desde el paraguayo Robin Ramírez (2012) no hay quien haya tenido con la 'tribu' un nivel superlativo.

Fotos: Club Deportes Tolima y suministradas.



Síguenos en Google News