Daniel dice: ¡Solo queda decir gracias, Alberto Gamero!



Daniel dice: ¡Solo queda decir gracias, Alberto Gamero!






Por: Daniel García Jr.

Luego del guayabo que aún no se asimila por la eliminación de la final de la Liga Águila 2 2019, llegó el día en el que el mejor técnico de la historia del club dejó al equipo que enalteció y puso en lo más alto durante casi cinco años. Se va el hombre que le devolvió la ilusión al pueblo tolimense y que le dio lo más anhelado a sus hinchas: Alberto Miguel Gamero Morillo.

Hablar del 'Sonero' es evocar inmediatamente al Deportes Tolima. Fue un samario que logró ganarse el corazón de los ibaguereños y tolimenses y además logró una de las gestas más grandes en su historia: Darle, después de 15 años sin gritar campeón, la segunda estrella a los 'Pijaos'.

Sin olvidar -eso sí- el gran título de Copa Colombia, cuando recién empezaba lo que sería uno de los procesos más exitosos en la historia del club. El 2014 y 2018 son los años que persistirán en la memoria de los hinchas del 'Vinotinto y Oro', porque ser campeón ante Santa Fe en El Campin y Atlético Nacional en el Atanasio Girardot tiene sus méritos y es algo que no se borrará.

Desde que tengo uso de razón, no recuerdo un técnico que haya dejado una huella como la que deja Gamero. El entrenador consiguió que esta hinchada, una de las más desagradecidas y exigentes, lo tenga como un ídolo. Lo que es y seguirá siendo el ‘Sonero’ en Ibagué.

Una de las palabras que describen en cierta medida la relación Gamero con Tolima sería la de complemento. El estratega encajó perfectamente al manejo de un equipo chico con alma de grande, en el que su ambición lo posicionó y lo llevó a ser un constante protagonista año a año. Pero independiente de eso, es que con poco hizo mucho y esto demuestra que los procesos toman su tiempo y si se sostienen dan sus frutos.

Un factor clave en el proceso fue reconstruir. Y esto no es nada fácil. Año a año se iban jugadores transferidos por su nivel y desempeño individual y colectivo. Pero ahí estuvo la capacidad para recomponer el camino, juego y resultados. Lo que hoy lo lleva a ser uno de los técnicos más apetecidos del fútbol colombiano.

Otro hecho que enaltece la historia de Alberto Gamero en Deportes Tolima es que el hincha volvió a creer en el equipo y retomó la confianza pese a las adversidades que se presentaron. El 9 de junio de 2018 es la lección que un plantel le dejó a un país. No dejar de creer hasta el final es la mayor enseñanza que se dio. Asimismo, la jerarquía que desarrollaron los ‘Pijaos’ hace más meritorio su paso.

Dice el refrán: “El que obra bien, le va bien”. No sé si el profe algún día llegue a leer este artículo, ojalá sí. Pero a un hombre trabajador, humilde y, sobretodo, gran persona, merece que le vaya bien en todo lo que emprenda de aquí en adelante. Solo resta agradecerle por hacer del conjunto 'Musical' uno de los equipos más importantes en el último lustro en Colombia.

A Alberto Miguel Gamero Morillo mis agradecimientos y admiración. Como hincha del equipo, del fútbol y periodista. Gracias por demostrar que con trabajo, humildad y perseverancia las cosas llegan. Por evidenciar que para ser un gran profesional hay que ser primero persona y saber asimilar los logros obtenidos.

Ibagué y el Deportes Tolima serán siempre su casa, profe. Con nostalgia esperamos algún día su regreso, pero lo más importante es ver cómo los sueños se hacen realidad. Por lo pronto es digno de los mayores éxitos en la nueva etapa que afrontará en la que no será fácil, pero su resiliencia hace que todo sea posible.

No siendo más, quiero agradecerle por el aporte al club, por enaltecer la historia de este chico con alma grande que usted tomó, formó, consolidó y consagró en lo más alto del fútbol colombiano ¡Gracias por tanto, perdón por tan poco!




Síguenos en Google News