Daniel dice: Sacudida



Daniel dice: Sacudida




Por: Daniel García Jr.

Deportes Tolima se desquitó de su mala racha en la Liga Águila ante Deportivo Cali, en un partido que tuvo un giro absoluto en cada periodo. Los ‘Pijaos’ remontaron de gran forma, tal vez con uno de los mejores segundos tiempos del año en el gramado del Manuel Murillo Toro, que ilusiona al hincha de cara a los partidos venideros, ante un camino complicado pero no imposible.

Actitud. Esa fue la clave del partido ante los ‘Azucareros’. Los dirigidos por Alberto Gamero se impusieron en los segundos 45 minutos de forma apoteósica, en la que marcaron cuatro goles. Aunque fue Jaminton Campaz quien dio ese plus de motivación al equipo en que se podía conseguir los tres puntos, frente a un rival que mostró falencias en materia defensiva, las cuales aprovechó el local.

Con el bache futbolístico que venía teniendo el grupo, una victoria así fortalece al plantel. Por otro lado, el hincha queda satisfecho y esperanzado ante el buen juego que mostró. Los locales volvieron a ser fuertes por bandas, esto debido al gran partido de los extremos Álex Castro, quien asistió y anotó, y Ánderson Plata, quien puso pase gol. Demostraron lo importantes que son para el colectivo y que cuando están finos se evidencia en la generación de juego y goles.

Un primer tiempo en el que Gamero apostó al 4-3-2-1, en el que la defensa tuvo fallos que complicaron el juego luego de ir en ventaja. Pese a ello, el equipo sacó la ‘casta’ y pudo resolver de gran manera en el segundo periodo, lo que en su momento estaba ocasionando una eliminación si el resultado no hubiese variado. En otros partidos los cambios complicaron, en el encuentro ante los ‘caleños’ fueron el salvavidas.

En la zona medular Carlos Robles tuvo un extraordinario nivel y sigue siendo importante en la generación de ataques, y Larry Vásquez tuvo un aceptable partido, al levantar su nivel. Por su parte, Juan Pablo Nieto sigue siendo nulo en su aporte, pues no genera acciones en materia ofensiva ni mucho menos en lo defensivo. Por lo que el cuerpo técnico debe replantear su titularidad.

Los extremos Castro y Plata cuando tienen espacio demuestran las condiciones que tienen. La sociedad de ellos más Ramos inquietó y vulneró el arco de Pablo Mina, lo que es un aliciente para los tres jugadores que venían teniendo discretas actuaciones. Ojalá este partido sirva para que retomen la confianza y recuperen el gran momento que venían teniendo.

El cambio de Jaminton Campaz por Nieto era el más lógico y necesario, ante el execrable nivel de pereirano. El canterano es ese tipo de jugador que le hace falta ‘El centavo pal Peso’, pero que tiene carácter, calidad y sobretodo gran visión de juego. En resumidas cuentas el ‘10’ clásico, sumándole la dinámica y cambio de ritmo. Un partido soñado y que puede servirle como la consagración a ser ese jugador de las ideas en el medio.

La hinchada salió contenta e ilusionada con el espectacular segundo tiempo. Sin duda una victoria motiva y da esperanza para los encuentros venideros. El equipo necesitaba un triunfo así, en el que gana, guste y golee. Se vienen partidos importantes que de seguir sumando de a tres, lo acercaría al objetivo de clasificarse entre los ocho. A estos jugadores hay que apoyarlos y motivarlos hasta el final…¡Vamos Tolima!