Gamero puso la cara tras la agónica derrota de DEPORTES TOLIMA frente al Cali: Tenemos fe en lo que hacemos



Gamero puso la cara tras la agónica derrota de DEPORTES TOLIMA frente al Cali: Tenemos fe en lo que hacemos






Consternado por un nuevo revés, el segundo en cinco días, el técnico del Deportes Tolima, Alberto Miguel Gamero, se refirió a lo que significó para él la caída (2-1) por la ida de la semifinal de la Copa Águila 2019, ante Deportivo Cali, celebrado en la noche del miércoles en el estadio Palmaseca de Palmira.

El entrenador de los 'Pijaos' habló claro y reconoció que fueron errores puntuales los que le impidieron llevarse el botín ante un rival que durante 76 minutos no parecía hallar los caminos para llegar a su pórtico. Pero que luego del garrafal error de Álvaro Montero supo aprovechar el envión anímico.

"En el primer tiempo, cuando hicimos el gol, nos tiramos muy atrás pero defendimos bien. Y el problema era que no teníamos el balón, cuando recuperábamos no lo administrábamos bien. Y para el segundo me parece que administramos más el balón y jugamos mejor el partido", adelantó Gamero.

"Cometimos un error garrafal en el primer gol. De pronto, inconscientemente, el equipo bajó ese vigor que tenía porque fue un regalo de nosotros prácticamente y no había por donde nos podían hacer un gol, esa es la realidad", agregó el 'Sonero', aunque alegó que en la jugada previa debieron pitarle penalti a favor.

En cuanto al segundo tanto, en el que no hubo presión por derecha, expresó: "Viene de la banderola y (el balón) atraviesa toda la cancha. Son errores de apreciación pero insisto: Me parece que Tolima jugó un buen partido, nos descuidamos, tuvimos para haber aumentado el marcador, pero no lo hicimos".


El técnico también explicó por qué sacó a Álex Castro, su jugador más desequilibrante en el campo, para darle paso a los 82' al canterano Jaminton Leandro Campaz, quien estuvo muy lejos de su mejor versión. Esa que lo llevó a estar entre los 60 jugadores del futuro en el mundo, según un reconocido medio inglés.

"Castro pidió el cambio, no lo viste se tiró que ya no podía, que se tiró, el cambio iba por (Bernaldo) Manzano para que entrará (Juan Pablo) Nieto y solo tenía un cambio. Y él me lo pidió, por eso lo hice", expresó timonel, quien perdió un invicto de cinco jornadas en calidad de local.

Gamero está convencido de poder sacar de este bache a su plantel y meterlo en una nueva final en el balompié nacional luego de un año y casi cuatro meses de espera. No la tendrá fácil, pues es bien sabido que en casa ha protagonizado constantes frustraciones para que exista desconfianza en el aficionado.

"Tenemos fe en lo que hacemos, tenemos fe en el equipo. Vamos a tratar de jugar los partidos de Liga y buscar después el de Copa. Se cree en lo que se está haciendo, porque cuando pierdes no quiere decir que seamos un desastre", puntualizó Gamero, quien tiene contrato con los de Ibagué hasta el 31 de diciembre.




Síguenos en Google News