'El Comandante' se despidió de su batallón: Marco Pérez puso puntos suspensivos a su historia en DEPORTES TOLIMA



'El Comandante' se despidió de su batallón: Marco Pérez puso puntos suspensivos a su historia en DEPORTES TOLIMA




La historia que durante 1.897 días se escribió de forma ininterrumpida llegó este sábado a su fin. O al menos en su primera edición. El delantero Marco Johnier Pérez, goleador histórico del Deportes Tolima, dejó la puerta abierta y antes de marcharse manifestó su deseo de retirarse del fútbol profesional con la camiseta 'Vinotinto y Oro'.

'El Comandante', nuevo jugador del Al Raed de la Liga Pro de Arabia Saudí, club en el que jugará por los próximos tres años, vivió una jornada emocionante, en la que agradeció a los hinchas, crónica deportiva y dirigencia los buenos momentos vividos en suelo 'Pijao', pero también los malos, que sin duda lo ayudaron para llevar a cabo su transformación.

Foto: Sheffy

Empezó la noche en su casa, el Murillo Toro, con una rueda de prensa que le organizó la jefatura de prensa. Ahí estuvo, con la camiseta puesta, presto a responder los interrogantes que por 17 minutos diferentes comunicadores de la ciudad le hicieron. Y fue ahí cuando dio a conocer su anhelo de jugar por última vez en la institución, si el dueño, Gabriel Camargo Salamanca, se lo permite.

"No es un secreto que es en Deportes Tolima el club en el que mejor me ha ido. Que en cinco años me lo ha dado todo, también a mi familia y voy a estar muy agradecido siempre. Me llevo lo mejor (...) Pienso volver y si don Gabrel me da la oportunidad de retirarme en el equipo, pero hacerlo cuando pueda correr todavía y pueda entregarme", expresó Pérez.


Luego estuvo en la tribuna Occidental del 'Coloso de la 37' presenciando el partido de la 'tribu' frente a Once Caldas, que al final culminó con empate (0-0). Y al término del primer tiempo bajó al césped y encima de su tradicional 18 se 'enfundó' una nueva casaca: Esta vez con el 77 en su espalda, ese que recompensó cada gota de sudor y lesión sufrida, y también cada insulto.

Acto seguido, como muy pocos jugadores lo han hecho en 64 años de los 'Musicales' en el fútbol rentado, el jugador de 28 años le dio la vuelta al estadio, en compañía de su esposa y su hija, y recibió muy de cerca el cariño de centenares de hinchas quienes corearon por última vez su nombre. Un instante conmovedor.


¡Inolvidable!

Marco recordó el momento cumbre de su paso por los 'Pijaos', aunque como él mismo lo dijo, también podría ser el más importante de su carrera profesional, que ya va por los 11 años. El de aquel 9 de junio en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, cuando desde el punto blanco llevó al éxtasis a más de un millón de tolimenses, tras vencer al arquero Fernando Monetti de Atlético Nacional.

"Pensé en asegurar ese penalti, que iba a ser hermoso para este club. No fue fácil, pero iba convencido de hacerlo para ser campeón (...) Ese gol marcó mi vida", agregó Pérez, quien con 77 conquistas dejó el listón en un punto muy alto para cualquiera que pretenda emular su hazaña.

Aunque, a su juicio, tendrá por siempre en su mente las anotaciones frente a Junior de Barranquilla, aquel 13 de marzo de 2016 en el estadio Metropolitano, cuando sacó una espectacular chilena que dejó sin reacción al uruguauyo Sebastián Viera, y el del 15 de septiembre de 2015, cuando desde la mitad de la cancha 'bañó' al veterano arquero David González del Independiente Medellín.

"Mi Dios me regala esta oportunidad y espero aprovecharla al máximo. El ser goleador histórico significa mucho porque cuando llegué a Ibagué tuve momentos difíciles, pero siempre me dediqué a trabajar por este club que me lo ha dado todo", precisó el delantero.


Agradecido

El goleador tuvo un momento para recordar sus inicios en este deporte. Y confesó que, a diferencia de lo que se pudiera pensar, su talento fue empírico y que gracias al esfuerzo del técnico Alberto Miguel Gamero logró pulirlo hasta convertirse en artillero de raza. El mismo que en los últimos 13 meses anotó 34 dianas, algo jamás imaginado.

"Mi familia es de bajos recursos. Todos miran por mis ojos, no me puedo caer nunca. De niño nunca tuve escuela de formación. Llegué al Boyacá Chicó a los 16 años, no era futbolista. Estudiaba y jugaba 'micro'. Vine a agarrar técnica, pateo y definición creo que ahora tarde, a los veinti y pico...Me faltaba aprender más", indicó Marco, con la humildad que lo caracteriza.

En cuanto a lo que significa el 'Sonero' en su carrera, Pérez habló desde el corazón. "El profe Gamero ha sido más que mi amigo mi padre, porque hace cosas que algunos técnicos no te lo hacen. Como por ejemplo ayudarte, inyectarte cosas para mejorar. Y eso es lo que lo hace grande a él y estoy muy agradecido", dijo.

Por último, reconoció que uno de sus grandes errores como futbolista fue haberse ido 'biche' a Argentina y luego a España. La presentación en el Real Zaragoza es un suceso que no olvidó nunca y que aún después de casi nueve años lo persigue. "Ese momento fue muy complicado, pero nunca dejé de luchar. Al principio fue difícil superar ese instante, adaptarme y era muy débil de mente", apuntó.

Foto: Jackson Rodríguez.

Marco en frases

"Sí tuve propuestas de México pero afortunadamente se dio otra opción económica que al club le deja algo, porque me acogió en los últimos cinco años y ha sido especial para mí".

"Me gané la confianza con trabajo y dedicación. Con entrega, orgullo y amor propio. Los momentos difíciles que te da el fútbol también los aprovechas".

"El cariño de la gente es lo mejor que me llevo del Deportes Tolima. Pensé que no iba a ser así pero estoy impresionado de cómo están agradecidos conmigo".

"El trabajo lo es todo, siempre que te dediques a trabajar vas a mejorar. Para nadie es un secreto que en Tolima es donde mejor me fue".

"A los 28 años Dios me dio lo que me faltó cuando estaba más joven. Me siento muy contento porque mejoré muchas cosas a mitad de mi carrera".

"Tolima nunca se entrega. En los últimos años nos vienen dando como favoritos y me quedo con eso que nos ha enseñado el profe: Que hay que 'guerrear', a no entregarme y nunca rendirme".

"La crítica también hace parte del fútbol. Cuando el jugador está mal el periodista debe decirlo y cuando está bien resaltarlo. Lo que han hecho ha sido como profesionales".



Síguenos en Google News