Daniel dice: ¡Triunfazo!



Daniel dice: ¡Triunfazo!




Por: Daniel García Jr. 

Deportes Tolima logró nuevamente este jueves una victoria en territorio antioqueño. Algo que no solo está quedando en el historial de enfrentamientos entre ‘Verdes’ y ‘Pijaos’, pues este es un encuentro que siempre ha sido diferente para los jugadores e hinchas. Que siempre querrán ganarlo. Es un partido especial.

Desde aquella final en junio de 2018, se ha gestado cierta rivalidad entre los tolimenses y paisas. Pero esta ha sido única para el ‘Vinotinto y Oro’, que ha logrado algo sin precedentes: Ganarle seis partidos de manera consecutiva, con la particularidad que cuatro han sido en el Atanasio Girardot, un hecho único e histórico.

Este triunfo, como todos, tiene un sabor único. Pero hay que resaltar que para este encuentro los dirigidos por Alberto Gamero vienen haciendo un campeonato irregular con muchos altibajos, pero que poco a poco parece ir encontrando el engranaje del equipo. Algo que empieza a tranquilizar a la hinchada al ver que el equipo empieza a lograr resultados importantes.

La ida de los cuartos de final de la Copa Águila es el mejor partido en cuanto a lo táctico que ha jugado el equipo este semestre. Se vio un equipo sólido y ordenado durante todo el encuentro, que hizo ver incómodo al local, poco claro en la generación de juego. Y siendo fieles a su estilo de juego, los ‘Pijaos’ concretaron la que tuvieron.

Se reconoce el trabajo del equipo, con 4-3-2-1 y 4-3-3 por momentos, que ha planteado el 'Sonero' y que los jugadores asimilan y entienden perfectamente. Aunque no hubo fluidez, lo cual era lógico, ya que el local es el que debía proponer y el ‘Vinotinto y Oro’ jugó a esperar y contragolpear.

La zaga de defensiva se sigue consolidando. La pareja Julián Quiñones - José Moya está rindiendo y lo más importante sacando el arco en cero y ganando. Los laterales Nilsón Castrillón y Leyvin Balanta andan bien en materia defensiva, que fue prioridad en el encuentro ante los ‘Verdes’.

El mediocampo hizo una gran labor durante los 90’, con la incorporación de Bernaldo Manzano como volante cinco que rindió y cumplió. Carlos Robles y Larry Vásquez jugaron como interiores, siendo importantes en el ida y vuelta durante el trámite del partido.

El tridente ofensivo cumplió con la presión alta, que obligó Nacional a jugar largo, con lo que Tolima aprovechó para hacerse a la posesión de la pelota y así empezar a generar la contras por la bandas con Ánderson Plata y con Álex Castro, por donde luego llegó el gol.

Gamero sigue demostrando que conoce perfectamente su nómina y que estudia a los rivales a enfrentar. Las variantes que realizó dieron resultado: Con el ingreso de Ómar Albornoz se ganó desborde y velocidad por la banda izquierda. Y Jorge Luis Ramos fue un delantero con talla y buen juego aéreo, que puede ser un buen revulsivo si Diego Valdés no se toma confianza.

Aunque hay que hacer mención de algo atípico los locales: La lesión de tres jugadores que sin duda afectaron el cuarteto defensivo y se hicieron vulnerable ante los cambios e improvisaciones que debió hacer. Pero esto no debe minimizar la victoria conseguida por los de Ibagué, ya que son acciones de juego fortuitas.

Este triunfo debe ser el inicio de una gran racha para los ‘Pijaos’, que sin duda siguen haciendo historia. Es una llave que hay que trabajar en el Murillo Toro, un gran partido en el que hay que salir a buscarlo y así lograr la clasificación a semifinales de esta competición, a la cual hay con que apostarle y soñar.  

La victoria es un aliciente para el grupo en materia colectiva. Ahora hay que ratificar el buen juego de hoy ante Atlético Huila en ese doblete de clásicos del ‘Tolima Grande’, al que hay que sumar para reafirmase entre los ocho clasificados.



Síguenos en Google News