Gamero, dolido con el empate de DEPORTES TOLIMA frente a Boca Juniors: Queríamos que la gente saliera feliz



Gamero, dolido con el empate de DEPORTES TOLIMA frente a Boca Juniors: Queríamos que la gente saliera feliz




El sinsabor de la virtual eliminación en la Copa Libertadores 2019 ha sido, quizá, uno de los momentos más difíciles en digerir para el técnico del Deportes Tolima, Alberto Gamero, quien habló tras el empate (2-2) ante el vigente subcampeón: Boca Juniors, en el gramado del Murillo Toro.

Para el 'Sonero', el compromiso dejó algunas conclusiones en el funcionamiento de su escuadra, que a decir verdad tuvo con qué hacerse con el botín en casa ante un contrincante que dominó en el primer periodo, pese a verse sorprendido con los dos tantos en contra, y en el segundo bajó el ritmo tras cumplir su objetivo.

"Fuimos un digno rival. Los muchachos hicieron un trabajo bueno, sin respetar al contrario. Jugamos contra un grande de Sudamérica que se nos llevó un punto, queríamos ganar y no pudimos", indicó Gamero, quien sigue con una deuda pendiente en el torneo continental.

"Pusimos el partido mano a mano, de ida y vuelta, con un 2-0 a favor, pero en un despabilar de ojos nos empataron. Un segundo tiempo mejor jugado, con mucha más concentración yendo a buscar el juego. No lo conseguimos", complementó el timonel samario a la prensa local e internacional.


Para Gamero, el equipo ha tenido plante para jugar de tú a tú como local en el evento internacional. Otra cosa son los resultados, pues dejó escapar cuatro puntos vitales, que a la fecha lo tendrían con un pie adentro en los octavos de final, y no pensando en cómo salvar el semestre con la Copa Sudamericana.

"Veo que el equipo en estas instancias los ha puesto mano a mano. Contra Wilstermann y contra Paranaense lo hicimos y también en Argentina. Lastimosamente los resultados no se nos han dado. Queríamos que la gente saliera feliz con un resultado positivo", expresó.

En su concepto, el solo hecho de que el visitante en cierto modo haya renunciado a ir por el triunfo en el último cuarto del partido es una muestra clara de que su colega, el querido 'Profe' Alfaro, le tuvo respeto. Y no quiso arriesgar el punto que al fin de cuentas les supo a gloria.


"Boca en los últimos 25 minutos hizo cambios para mantener el marcador y nosotros nos fuimos encima, con buena posesión de balón, centros por los costados y por la mitad con larga distancia. Pero no logramos marcar", acotó el entrenador de 54 años.

Y como todos, lamentó la mala fortuna en el cabezazo de Julián Quiñones a los 90+3', que fue despejado de manera providencial por el arquero Esteban Andrada: Uno de los responsables de que los de la visita se hayan ido a casa con todo un potosí en sus manos.

"La última bola que le saca Andrada a Quiñones es la bola del partido, en la que uno dice que ellos iban a empatar. Enfrentando a un gran rival como Boca no fuimos ese equipo que se esconde. Insistió, corrió y quiso hacer las cosas", concluyó Gamero, que deberá volver a la escena local.

Foto: Club Deportes Tolima