Gamero y el negro balance de la visita de DEPORTES TOLIMA a Junior: Perdimos el juego por los costados


Un profundo y sentido 'Mea Culpa' hizo el técnico del Deportes Tolima, Alberto Miguel Gamero, luego del desastroso final del juego ante Junior de Barranquilla, este martes, que ganaba 0-3 al término de los 45' iniciales y luego perdió 4-3, por la jornada 13 de la Liga Águila 2 2018.

Para el entrenador, lo sucedido en el Metropolitano fue producto de un cúmulo de errores de una escuadra que fue letal en una de las plazas más difíciles del país. Que 'mató' al 'Tiburón' y se asustó con 'piel', quzá por un evidente exceso de confianza, del cual tendrán que quedar enseñanzas.

"Nos desconcentramos, no tuvimos nunca el balón en el segundo tiempo, se lo cedimos a Junior y tratamos de conservar el equipo afuera y nos arrinconaron en un arco", adelantó el adiestrador del vigente campeón del balompié rentado.

"Creo que el pecado grande fue ese, no hacer cuatro o cinco toques. En el primer tiempo intentábamos hacerlo. Pero en los minutos finales retrocedimos. Junior por su ímpetu o fogosidad nos hizo hacerlo", respondió.



Garrafales fallas

En el concepto del timonel, la principal falla de su plantel fue la fragilidad que tuvo por las bandas, con dos hombres que no son habituales titulares: El cartagenero Ómar Enrique Albornoz, por la banda izquierda, y el antioqueño Juan Guillermo Arboleda, quien a última hora debió viajar a la 'Arenosa'.

"Intentamos reforzar los costados y nos ganaron el partido por ahí. Les dije a mis jugadores que hubo dos partidos, uno por dentro y otro por fuera. En uno estuvimos bien, no nos produjeron jugadas de gol, pero por las bandas nos ganaron, fueron muy fuertes", comentó el 'Sonero'.

Y es que no es normal que a su divisa le pasen por encima de semejante manera. En lo que va del año solo dos equipos le han marcado cuatro goles a los 'Musicales': Además del club barranquillero, también Alianza Petrolera, en el duro revés del pasado 5 de agosto en Barrancabermeja (4-2).

Con el agravante de que hace 10 años Tolima no hacía tres goles en el 'Metro', lo que de por sí es muestra de la dificultad que implica llegar a este número de conquistas en el templo juniorista.

"Julio (Comesaña) tuvo que haber salido contento por el partido, pero a lo mejor él repasará qué le pasó defensivamente, como lo haré yo. Saber qué pasó, porque a mi equipo le hacen pocos goles. Hoy cometimos muchos errores. Doblegaron un partido que para nosotros fue doloroso", manifestó.

El factor Teófilo

Si algo tenía claro el técnico de los 'Musicales' era de la peligrosidad del atacante Teófilo Gutiérrez, al que le bastaron 45 minutos para participar en los cuatro tantos del local, uno de ellos de su autoría. Para convertirse en una aunténtica 'pesadilla' de sus rivales.

El samario sabía muy bien de qué forma iba a jugar el ariete, pero para su desgracia el sistema defensivo que impuso en el gramado del 'Metro' no estuvo a la altura del contrincante y sucumbió sin contemplaciones.

"Les dije por quién iba a entrar Teófilo, y fue por (Sebastián) Hernández. Porque a (Leonardo) Pico y a (Víctor) Cantillo les servía más de mediocentros. Cuando ingresó pensé que de pronto se nos iba a facilitar un poco para defendernos, porque entraría a volantear, a estar lejos", expresó Gamero.

"Pero el gol que tuvo llegó por el costado. Teo en punta no estuvo. La entrada de él quizá nos confundió y en el momento que quisimos pensar en que podía entrar un central para soportar todo vino la amarilla de Arboleda, quien ya estaba cansado", complementó.

Desde su óptima, "Así como le hicimos tres a Junior y podíamos haberle hecho dos más, por la desconcentración que tuvieron ellos y los espacios, en el segundo tiempo se encontraron a un Tolima regalando el balón sin hacer posesión".



Las puyas

Como era de esperarse, a Gamero intentaron 'picarlo' en la conferencia de prensa, preguntándole sobre su corto paso por la casa 'Rojiblanca', de la que fue despedido apenas semanas después de haber asumido el cargo.

El interrogante en concreto fue sobre el por qué no había tenido éxito con los costeños y sí con los 'Pijaos', a los cuales volvió a dirigir en agosto de 2017 tras la fallida experiencia en Barranquilla. Y la respuesta fue, por demás, un claro mensaje al máximo accionista de Junior, Fuad Char.

"Nadie trabaja dos meses y 22 días que fue lo que estuve aquí. La clave está en la continuidad, cuando llegué aquí había sido el subcampeón del fútbol colombiano y en ese tiempo me fui como un técnico que no sirve", sentenció Gamero.

"Eso me fortaleció más, me llenó de motivos para seguir luchando. Volví, llegué a una semifinal y este año salí campeón. Creo que eso es lo que siempre he tenido: El respaldo, la confianza y la seguridad en el trabajo. Y estos son los logros en mi estadía", finalizó.

El dato

Con 26 puntos de 39 disputados, 24 goles a favor y 15 en contra, el rendimiento de Gamero con los 'Pijaos' es del 66,6%. Está a un triunfo de su séptima clasificación a la siguiente fase liguera con la institución, de ocho participaciones.