¡Mazazo! DEPORTES TOLIMA sucumbió ante un efectivo Nacional, en el primer sorbo de la final liguera


Por: Mario Alejandro Rodríguez

Fotos: Jorge A Cuéllar

Una profunda desazón embargó en la noche del miércoles al hincha del Deportes Tolima. Y no era para menos. El 'Vinotinto y Oro', en una de sus presentaciones más grises, cayó como local ante Atlético Nacional (0-1), por la 'ida' de la gran final de la Liga Águila 1 2018.

El verdugo de anteriores ocasiones, el chicoraluno Dayro Moreno (58'), nuevamente se dio un banquete en una instancia definitiva frente a los de Ibagué y gracias a un golpe de cabeza le dejó a los paisas el camino expedito hacia su estrella número 17.

Y es que si alguien no fue nunca profeta en su propia tierra fue Moreno. Con Once Caldas, en aquella final de 2010 y ahora con los nacionalistas, se ha convertido en la ‘piedra en el zapato’ para una divisa que, además, perdió un invicto de seis fechas en su campo. 

Todo esto producto de las garrafales fallas en zona defensiva y la mala noche y fortuna de algunos de los elementos en zona de ataque. La fiesta que prepararon los hinchas, quienes como era obvio llegaban muy ilusionados a esta histórica contienda, se aguó. Y no por los amagos de lluvia.

Este sábado (7:15 p.m.), el elenco de la 'Tierra Firme' deberá hacer posible lo imposible: Acabar con el prolongado invicto como local del equipo antioqueño, que se extiende por más de 30 fechas. Sin duda toda una hazaña.


La previa

En una verdadera 'caldera' se convirtió el 'Coloso de la 37' para lo que fue el primer sorbo de título. Aunque faltó poco para ver el escenario lleno, cerca de 27.000 espectadores se volcaron a apoyar al elenco de la 'Tierra Firme', que a decir verdad fue inferior al reto y no cumplió con una buena actuación.

Bombas, serpentinas, estandartes, una casaca gigante y una nube amarilla, verde y roja, con los colores de la bandera ibaguereña, calentaron el ambiente en la Lateral Sur. Al mismo tiempo, los juegos pirotécnicos iluminaron el firmamento, para diversión de propios y extraños.

Sin claridad

Ya en el campo de juego, el que quiso imponer condiciones de arranque fue el 'Vinotinto y Oro', que apostó a su tradicional fórmula para hacer daño en campo rival: La salida por los costados, en especial por la banda derecha.

Sin embargo, la ansiedad le jugó una mala pasada a un jugador de la talla de Sebastián Villa, quien no pudo conectar con el atacante Ángelo Rodríguez. Por la banda contraria, en tanto, Ómar Albornoz intentó sin éxito romperle la espalda a Helibelton Palacios y sufrió por esa zona.


Tolima no pudo conservar la posesión del útil y vio como el conjunto de Medellín se acomodó en el terreno y empezó a buscar alternativas con las cuales generar dificultades. Y las halló, en complicidad con un frágil planteamiento defensivo del contrario.

En el onceno 'Verdolaga' uno de los más incisivos fue Dayro Moreno. Y a los 32' por poco sorprende al guardameta Álvaro Montero, con un potente remate a ras de piso que pasó cerca del palo derecho del arco sur.

También el ariete vallecaucano Reinaldo Lenis, quien sobre los 37' también estuvo cerca de abrir la cuenta en el marcador, con una incursión por la franja izquierda tras una desatención del zaguero Luis Payares.

Poco a poco la tribu perdió el ímpetu de los primeros minutos. Y para acabar de completar, a los 45' -en una decisión polémica- el técnico Alberto Gamero excluyó del campo al delantero Rodríguez.

Una molestia muscular fue la discordia, pues mientras el sanandresano le pidió al estratega aguantar la modificación, el 'Sonero' no tuvo contemplaciones y lo mandó a las duchas. En su lugar entró el chocoano Marco Pérez.


Liquidados

En la etapa de complemento, el 'jalón de orejas' de Gamero a sus dirigidos al parecer fue fuerte. Con otra actitud el elenco 'Musical' salió a afrontar los últimos 45', y al menos de inicio protagonizó dos opciones claras de convertir.

Pero en un descuido a los 58' Nacional no perdonó. Dayro Moreno, quien descargó a zona izquierda, apareció en solitario en el área chica y de cabeza vacunó al guardameta Montero, quien nada pudo hacer para evitar la caída de su pórtico.


La respuesta del 'Pijao' tardó en llegar. Pero por fin se dio a los 64', con un espectacular tiro libre del volante venezolano Yohandry Orozco que sacó de forma providencial el portero argentino Fernando Monetti, en la más clara opción del encuentro para los anfitriones.

Tolima contó con la fortuna de que Nacional le perdonó a la vida cuando marcaba los 70', cuando el mediapunta Steven Lucumí no pudo definir en el área chica, ante as graves fallas defensivas.

Con el 'agua al cuello', Gamero se arriesgó y quemó sus cambios a 14' del final: Sacó a Albornoz, quien no tuvo un buen compromiso y metió al delantero paraguayo Robin Ramírez. También le dio el voto de confianza al sucreño Rafael Carrascal, quien sustituyó el bogotano Rafael Robayo. Un cambio más de sacrificio.


Pero los cambios no dieron frutos. El desespero mandó al traste cualquier intención de remontada de los locales, quienes naufragaron en medio del amplio dominio verde y la presión de la tribuna. 

Incluso se salvaron de que Dayro -siempre provocador con la hinchada local- sentenciara la serie, cuando mano a mano ante Montero la mandó lejos del pórtico norte del 'Coloso de la 37'. A Dios gracias.

Al final el elenco antioqueño se dio el lujo de pasear a su rival, que entregado se quedó sin argumentos para salvar la papeleta en su predio. A juzgar por los 90',  el equipo foráneo se embolsilló más de la mitad del título.