Danovis Banguero y su premio a la perseverancia con DEPORTES TOLIMA



El gol marcado el sábado por Danovis Banguero es quizá uno de los que más se ha gritado por parte de la hinchada del Deportes Tolima, en casi 64 años de historia. 

A los 93' Danovis, de golpe de cabeza, enmudeció a más de 45.000 espectadores que ya celebraban el título 17 de Atlético Nacional. Así abonó la cuota inicial hacia la segunda estrella, a punta de 'huevos' como él mismo lo mostró en su celebración.

Este tanto solo puede ser comparable con el que marcó Ricardo Ciciliano al mismo Nacional, en los cuadrangulares de 2003; el de Justiniano Peña a River Plate, en la Copa Libertadores 2004; el de Wílder Medina a Santa Fe, en 2010; o, para los más veteranos, el de Víctor Hugo Del Río ante Cobreloa en El Campín, en la Copa de 1982.

Pero más allá de eso, esa anotación y la posterior estrella es el premio a siete años en los que puso a prueba su temperamento. Banguero, el más veterano en el club, vivió momentos muy duros, en los que por su rendimiento futbolístico recibió insultos de todo tipo, tanto en redes sociales como en persona.


Uno de esos fue -tal vez- el que le tocó el 7 de agosto de 2017, cuando su rostro apareció en un panfleto en el que le pedían la salida de la institución; al parecer, por actos de indisciplina. Cuando un puñado de hinchas, creyéndose con derecho de reclamarle por el mal momento que atravesaba el equipo, se filtró en la sede de Perales y lo increpó. 

Banguero, que un mes antes del hecho estuvo a un paso de irse al Deportivo Cali, precisamente para buscar nuevos aires, volvió a pensar si lo mejor era irse de Ibagué para como él mismo lo denominó: conservar su salud mental. Pero desde arriba lo tenían 'planillado' para algo grande.

"Estoy agradecido con Dios por la oportunidad de disfrutar de esto. Y de hacer historia porque eso es lo que hicimos. Ganar la segunda estrella en la casa de Nacional todos saben lo que significa. Era difícil, pero no imposible", manifestó.


La 'Fuerza aérea' del Tolima tuvo en Danovis su arma más letal. Esa que le traspasó las manos al arquero argentino Fernando Monetti, quien sufrió los embates de un equipo que no bajó los brazos y que hasta el último suspiro se volcó en búsqueda de la hazaña.

Al mismo Banguero que fue a préstamo al Atlético Huila en el primer semestre de 2016 por falta de oportunidades, al que le trajeron competencia mundialista, con el panameño Luis Ovalle, y que ha superado múltiples desgarros musculares, la segunda se la había convertido en una obsesión.

Y como aquel 25 de febrero de 2012 pudo celebrar un nuevo triunfo como visitante ante los 'Verdolagas'. Uno que recordará por el resto de su vida. ¡Felicidades, Danovis! 

Fotos: Dimayor y El Rincón del Vinotinto