Gamero, incómodo por cuestionamientos a la formación que utilizó ante Jaguares


Al técnico del Deportes Tolima, Alberto Miguel Gamero, le han molestado y mucho los mútiples cuestionamientos que le han hecho a la nómina que dispuso el pasado sábado en la derrota frente a Jaguares (2-0), por la cuarta fecha de la Liga Águila 1 2018.

Así lo manifestó este lunes en los microfónos de 'Los Dueños del Balón' de RCN Ibagué, medio reconocido por ser cercano -y si se quiere partidario- al 'Vinotinto y Oro'.

Cuando le preguntaron sobre el por qué no había llegado al volante Cléider Alzate y el delantero Marco Johnnier Pérez a Sahagún (Córdoba), el 'Sonero' dejó ver su desagrado por el interrogante.

"Hombre, uno fue por decisión médica y otro por decisión táctica. Yo veo, no sé...Son preguntas que no vienen al caso. Vamos a hablar del partido", tiró el entrenador samario. 

"En todas las entrevistas es lo mismo, lo mismo... Por qué no viajo fulanito, por qué no jugó perencejo. Que si llevo a (Yohandry) Orozco, por qué no a Cléider. Que si va (Rafael) Carrascal, por qué no Marco. No entiendo", agregó Gamero.

El adiestrador se vio -en cierto modo- obligado a dar explicaciones de sus determinaciones, como se espera cada vez que atiende a los medios de comunicación. Sobre todo en el tema de Ángelo Rodríguez, suplente ante los 'Felinos'.

"Ángelo viene de una lesión muy grave en uno de sus tobillos (Marco viene con una molestia en su tobillo hace mucho tiempo). Y esta era una cancha sintética en donde no había fútbol, solo pelotazo. Él habló con nosotros y estaba muy temeroso de jugar", acotó el timonel.

En el espacio deportivo le recalcaron a Gamero las dificultades que implica que desde enero de 2017 el gremio de periodistas tenga cerrada las puertas de los entrenamientos en el predio de Perales, por orden del presidente y dueño del club, Gabriel Camargo.

"Estamos de acuerdo, hay cosas que ustedes no ven durante la semana y yo sí. Pero ustedes saben que siempre me gusta que vean los entrenamientos para que las preguntas sean menos", indicó.


Sus argumentos

Según él, cada variante tiene su justificación, contrario a lo que creyó el grueso de los hinchas tras esta dolorosa caída. 

"No es que Gamero quiera cambiar por cambiar, también hay decisiones de los jugadores, molestias médicas y  lesiones (...) Y este partido no me va a dañar el buen trabajo que vengo haciendo", enfatizó. 

A su vez, el 'Sonero' dio a entender que para ese duelo solo había cupo para un volante de armado en su nómina, entre Alzate u Orozco. 

"No iba a jugar con volante 10, solo podía llevarme a uno solo y me decidí por Orozco. Pero no sabíamos cómo picaba el balón, por la cancha.

"Al final mejor opté por jugar con dos delanteros (Robin Ramírez y José Correa). Y esa es una de las preguntas que no me hacen", complementó.

Por último, el técnico reconoció que debe trabajar en una serie de aspectos que lo dejaron inquieto en suelo cordobés, con miras al duelo de este domingo (6 p.m.) frente al Bucaramanga, por la quinta fecha.

"Vamos a corregir. Ya vi el partido de nosotros nuevamente y no nos podemos enfrascar en lo que pasó (...) Si de algo les he dado seguridad es que de esto (fútbol) yo sé", finalizó.