Un título con Passo firme








Un título con Passo firme






Por: Mario Alejandro Rodríguez

Para los hinchas del Deportes Tolima será difícil borrar su rostro, pues es imposible no acordarse de él cuando fue protagonista de diferentes postales celebrando la anhelada primera estrella. Ese día, el 21 de diciembre de 2003, la felicidad lo invadió como nunca antes en su carrera y según lo confiesa 10 años después, corrió, saltó y lloró, inconsciente en ese instante de que había hecho parte de una generación de héroes.

El zaguero bolivarense Óscar Passo, quien llegó al 'Vinotinto y Oro' en 1999 y estuvo hasta el 2005, al ser transferido al Atlético Nacional, recordó con nosotros el que denominó el logro más importante de su carrera futbolística, que por cosas del destino llegó a su fin de forma prematura. En efecto, una grave lesión en la cadera en 2008 le impidió seguir con sus sueños en el profesionalismo y ante un presente lleno de dificultades decidió retirarse y comenzar a buscar nuevos horizontes, ahora desde el banquillo técnico.

Aunque no vive en la Capital Musical, Óscar, de 33 años y padre de Valeria, recuerda cada instante que vivió en ella, porque además de consagrarse en la primera división defendiendo al equipo de la 'Tierra Firme', su esposa Vivian es ibaguereña, por lo que son frecuentes las visitas a una ciudad que le brindó todo en su vida. 

Mediante esta charla el exjugador quiso enviarle un saludo afectuoso a toda la 'Tribu', con motivo de esta fecha tan especial.

El Rincón del Vinotinto: ¿Qué significó para usted este título y cómo fue la relación con el profe Luis Augusto 'Chiqui' García?

Óscar Passo: Ha sido una de las cosas más bonitas de mi carrera. Creo que se conformó un grupo bueno, que siempre apuntaba al mismo objetivo y el profe 'Chiqui' fue importante en esa lucha por obtener el título.

E.R.V.: En el primer semestre Deportes Tolima no tuvo un buen rendimiento futbolístico con el técnico García. ¿Cuál fue la clave para levantar el nivel en el torneo siguiente y lograr el campeonato?

O.P.: El primer semestre fue un poco irregular y pues en el segundo nos propusimos dejar al Tolima en lo más alto de la historia. Fue eso, cada día, partido tras partido, fuimos mejorando y pudimos llegar al objetivo qué era lo que queríamos todos. 


E.R.V.: Óscar, ¿En qué partido en la fase 'Todos Contra Todos' fue cuando ustedes dijeron: 'Estamos para pelear el torneo'?

O.P.: Creo que todos los partidos eran importantes, porque nosotros siempre mirábamos el que teníamos de forma inmediata y no los otros. 

E.R.V.: Y en los cuadrangulares, ¿Qué juego lo marcó?

O.P.: No, lo que definitivamente lo que me marcó fue el último partido, el de la final con el Cali en el Pascual Guerrero. Fue cuando nos dimos cuenta que eso iba a ser para nosotros, porque después de ganar en Ibagué 2-0, iban 15 0 20 minutos, no lo recuerdo bien, y ya íbamos perdiendo 3-0. Entonces terminamos el primer tiempo así. Llegamos al camerino, nos miramos las caras y dijimos que sí podíamos remontar eso. Gracias a Dios se dio y pudimos llegar a los cobros desde el punto penal, para conseguir el título. 

E.R.V.: Le mencionamos lo de la semifinal, porque recordemos que a falta de un minuto para acabarse el partido ante Atlético Nacional, el 'Vinotinto y Oro' estaba eliminado de cualquier posibilidad de disputar el certamen...

O.P.: Así es. Las cosas eran para nosotros. Todo se nos dio en el último minuto. Y ahí fue cuando comprendimos que íbamos por buen camino y si seguíamos así lograríamos lo que queríamos. 

E.R.V.: Ya en ese último partido, ¿Qué sintió cuando Jorge Artigas anota el gol de penal?  ¿Cuál fue la primera sensación? ¿Qué fue lo primero que usted hizo en el terreno de juego?

O.P.: Corrí a celebrar con todo el mundo. Salté, grité, lloré, pero sinceramente no me di cuenta el logro que había alcanzado. En ese momento no alcanzo a percibir lo que ha pasado. Ya cuando llegamos a Ibagué, con la alegría de la gente, como que empiezo a darme cuenta de la magnitud de lo que aconteció.

E.R.V.: ¿Qué recuerda del plantel? ¿Con cuáles compañeros se habla y con quiénes no después de 10 años?

O.P.: La verdad, con el que más tengo relación es con (Ricardo) Ciciliano, quien ha sido uno de los amigos que me dejó el fútbol y es con el que hablo constantemente. De resto, tengo muchos recuerdos, con 'Cocho' y Arley Dinas tenemos buena amistad.

E.R.V.: ¿A qué se dedica actualmente?

O.P.: Ahora no estoy trabajando. Estaba de técnico de la Selección Bolívar, aquí en Cartagena, pero hay que esperar a que vengan los nuevos procesos. En el 2008, por una lesión en la cadera cuando jugaba en Nacional, tuve que dejar el fútbol competitivo.

E.R.V.: Precisamente hablando del Deportes Tolima en estos 10 años, usted que ha seguido la trayectoria del equipo desde afuera, ¿Qué le ha faltado para coronar la segunda estrella?

O.P.: Considero que en todo se necesita suerte. Tolima siempre se ha caracterizado en los últimos años por estar metido en la fiesta, peleando las finales y cuando llega a lo último la gente pensará que no, que siempre pasa lo mismo y se cae. Le ha faltado mantener el ritmo que tiene en el resto del campeonato para lograr otra estrella. 

E.R.V.: Y de Ibagué, ¿Qué recuerdos tiene Óscar, aparte del título de 2003?

O.P.:  La verdad todo. La gente fue muy especial conmigo, con esa ciudad estoy muy agradecido. Desde que comencé a jugar recibí mucho apoyo, igual cuando figuraba el apoyo de toda la hinchada fue importante y los recuerdos son muy lindos. Además, mi mujer es de allá y eso me apega mucho a Ibagué, siempre la voy a tener en el corazón. Cada año visitamos a la familia; la última vez fue en el 2012.

E.R.V.: Desde su partida, ¿Ha tenido la oportunidad de tener algún contacto con el Club?

O.P.: He hablado con los gerentes y la secretaría, porque la relación se ha mantenido, pero no con los jugadores de ahora. No tengo ningún contacto. 

E.R.V.: Tocando el tema dirigencial, ¿Cómo fue su relación con Gabriel Camargo?

O.P.: Excelente. Yo creo que él fue como un padre para mí. Porque a pesar de ser el dueño del equipo, era la persona que siempre estaba dándole un consejo a uno, tratando de que siguiera el camino que verdaderamente me servía. Toda la vida voy a estar agradecido con él. 

E.R.V.: Y por parte de él, fue muy bien recompensado desde el punto de vista económico...

O.P.:  Sí, todo lo que habíamos pedido, todas las cosas salió bien para mí y para todo el grupo. Creo que eso es importante para que los jugadores estén motivados, se sientan cómodos y tengan siempre esas ganas de echar para adelante. 

E.R.V.: Nos imaginamos que el sueño que vendrá por cumplir para usted será el de director técnico, hacer ese proceso para llegar al fútbol profesional pero ya como estratega...

O.P.: Correcto, con el favor de Dios es lo que cada día trato de seguir, porque el fútbol continúa. Eso es lo que me gusta y espero ir mejorando en eso.








Síguenos en Google News