DEPORTES TOLIMA, de la ilusión a la humillación: cayó goleado (7-1) por Flamengo y se despidió con dolor de la Copa Libertadores







DEPORTES TOLIMA, de la ilusión a la humillación: cayó goleado (7-1) por Flamengo y se despidió con dolor de la Copa Libertadores





Por: Mario Alejandro Rodríguez

El sueño superó la realidad. El anhelo de los hinchas del Deportes Tolima de ver a su equipo protagonizando otra jornada épica en la Copa Conmebol Libertadores 2022 se quedó en eso: en un deseo inconcluso, que más bien se convirtió en una amarga pesadilla, tras la dolorosa derrota (7-1) sufrida en la noche del miércoles ante Flamengo, por los octavos de final del torneo continental.

El onceno que sacaba la cara por el masacrado fútbol colombiano, por encima de Atlético Nacional y Millonarios, los dos grandes que resignaron sus opciones en la fase previa; y también del Deportivo Cali, al que apenas le alcanzó para recalar en la Copa Sudamericana, tuvo el peor final posible y, en su mejor campaña de los últimos 40 años a nivel internacional, se fue humillado del césped del Maracaná.

El atacante Pedro, en cuatro ocasiones (5', 47', 67' y 79'), al igual que Gabigol (56'), Matheus França (73') y el autogol del capitán 'Pijao', Julián Quiñones (20'), sentenciaron una horrorosa caída para la 'tribu', que al menos descontó a los 63', gracias al ímpetu del propio Quiñones. Así culminó una historia que pudo tener un desenlace distinto, si la efectividad de la 'ida' hubiera aparecido.

El sexto club en puntos de la fase de grupos, con 11 unidades, por encima de clubes como Boca Juniors, Corinthians, Olimpia y Peñarol; el que derrotó al América MG y Atlético Mineiro de visita, cuando nadie daba un peso por su éxito en tierras de la Samba; y el que rompió con cuatro años sin presencia en 'octavos' de representante colombiano en la Libertadores, hoy dijo adiós del torneo.

De vuelta a la competencia local, el 'Vinotinto y Oro' seguirá de largo, como el único onceno que no tendrá descanso alguno en la temporada. El técnico Hernán Torres Oliveros y sus muchachos deberán reponerse rápidamente de otro golpe en línea y salir el domingo (8:15 p.m.) en su casa, el Manuel Murillo Toro, a enfrentar al Independiente Medellín, por la primera fecha de la Liga 2 2022.

En desventaja

Sin nada que perder, el 'Vinotinto y Oro' salió a plantar cara en campo de su rival, al que le presionó la salida y la abrió las bandas, con los oficios de sus laterales Jonathan Marulanda y Junior Hernández. Pero lo que intentaba hacer bien en ofensiva se desdibujó de manera temprana, pues en una desconcentración en el regreso el dueño de casa facturó y puso a celebrar a su numerosa parcial. 

Un mal regreso de la visita, y la marca displicente de Daniel Cataño, dejó comprometido al 'Vinotinto y Oro', que vio cómo Pedro, con un remate cruzado en el área, a pase de Arrascaeta, venció la resistencia de William Cuesta, quien pese a que se lanzó no pudo evitar la caída de su valla. A partir de ahí, el cotejo fue favorable para los 'rubronegros', quienes aprovecharon su salida por derecha.

A los 6', el chileno Rodrigo Ureña salvó a los 'Musicales' de lo que pudo ser el segundo tanto del encuentro, cuando evacuó en línea de gol el remate de Rodinei. Pero solo fue cuestión de minutos para que el anfitrión consolidara su ventaja y 'caminando', sin hacer mayor esfuerzo, sometiera a su rival desde el resultado, aprovechando todas y cada una de sus falencias. Un resultado demasiado largo.

Cuando el cronómetro marcaba los 20', una providencial atajada de Cuesta al atacante Gabigol, quien tenía el camino despejado para convertir, se transformó en infortunio para el 'Vinotinto y Oro'. El esférico, por esas cosas del fútbol, terminó dándole al zaguero Julián Quiñones, quien la embocó en su propia valla ante los inútiles esfuerzos del lateral izquierdo Hernández en salvar la jugada.

Con el partido decidido en el primer periodo, la urgencia del técnico Hernán Torres -otra vez errático en sus decisiones- pasó por evitar una catástrofe. Y por eso, apenas a los 28', sacó del terreno de juego a Cataño, intrascendente en las acciones, para darle su lugar al recuperador Cristian Trujillo. Y fue entonces cuando el desempeño del colectivo mejoró, aunque no lo suficiente para el descuento.

Lapidario

Apenas iniciaba el segundo tiempo, y el entrenador Torres había apostado por la entrada del ariete Juan Fernando Caicedo por Rangel, de flojísima presentación, y del lateral Jeison Angulo por Luis Miranda, vino un baño de realidad para un plantel que desde el banco no supo plantear un compromiso más equilibrado con sus reales posibilidades, ante un adversario que ganó cómodo.

A los 47', un cobro de tiro libre bajado por David Luiz le permitió a Pedro, sin marca, poner el 3-0. Y a los 56', Gabigol, con un impacto cruzado, puso el 4-0, en lo que ya empezaba a ser una noche redonda para el anfitrión. Lo que parecía ser la honra para el foráneo, con el descuento del capitán Julián Quiñones (63'), tras capitalizar un rebote a la salida del tiro de esquina, se convirtió en pesadilla.

De nuevo Pedro, la 'bestia negra' de los tolimenses, se reportó en el marcador con el 5-1; luego Matheus França (73') puso el 6-1, con relativa facilidad en el marco ibaguereño; y como si no fuera suficiente tortura, de nuevo el jugador estrella de la noche infló las redes del Maracaná para ratificar la clasificación, tras cazar un rebote dejado por Cuesta ante el potente remate de Gabigol.

Al final, el sueño de escribir una página dorada en uno de los templos del fútbol mundial se convirtió en pesadilla para un puñado de jugadores que, en medio de sus grandes limitantes, intentó competir con dignidad. Aún cuando la nómina es siete veces superior en valor, los de Ibagué no bajaron los brazos y buscaron, sin éxito, al menos un gol más para matizar la profunda diferencia.

Reviva los goles de la derrota (7-1) de Deportes Tolima ante Flamengo:

 

Foto: Conmebol







Síguenos en Google News