Gamero, con sabor amargo tras el 2-2 entre DEPORTES TOLIMA y Wilstermann: La desconcentración nos mató



Gamero, con sabor amargo tras el 2-2 entre DEPORTES TOLIMA y Wilstermann: La desconcentración nos mató




Al igual que a los hinchas, la crónica deportiva y la dirigencia, al técnico del Deportes Tolima, Alberto Miguel Gamero, el empate (2-2) ante Jorge Wilstermann de Bolivia como local le dejó un sabor bastante amargo, pues su sendero en la Copa Conmebol Libertadores 2019 se complicó.

El samario reconoció que su equipo se confío con la ventaja del 2-0 y en un santiamén vio cómo se le escapó el triunfo de las manos. En su concepto este era el resultado más engañoso posible, pues ni el colectivo ni él supieron diseñar una estrategia para mantenerlo hasta el pitazo final.

"Era un partido que por momentos se veía controlado. Cuando teníamos el marcador a favor vi que el equipo me defendía muy bien y cuando ganábamos el balón tuvimos la posibilidad de hacer otros más. Con el 2-0 tuvimos mucha tranquilidad y nos confiamos del resultado", indicó.

"Y veo que el 2-1 pone al equipo nervioso, confuso. Nos quitaron el balón y metí a (Daniel) Cataño para administrar más el balón y tener posesión. Y en una jugada de tiro de esquina en la que pudimos haber aguantado un poco más y en una contra nos hacen el 2-2", agregó.

Como es obvio, este no era el resultado esperado: "Ni lo salimos a buscar, pero este es el fútbol. Tuvimos las opciones para aumentar, no las hicimos, nos descuidamos y nos la metieron. Esto para nosotros es un golpe duro porque pudimos haber administrado el marcador".



Factor mental

Para Gamero, no es que su equipo tenga malos segundos tiempos, sino pasajes específicos de los partidos. Que por lo general no duran más de 15 minutos, como aconteció también frente a Boca Juniors, el pasado 12 de marzo en La Bombonera, cuando se encajaron tres goles en ese lapso.

Luego intentó reaccionar y abalanzarse a campo contrario. Pero ya era demasiado tarde, pues no contó con arrestos técnicos ni físicos para revertir la historia, en la que se vieron altamente comprometidos jugadores como Nilson Castrillón y Sergio Mosquera.

"Nos pasó allá y ahora aquí. El segundo tiempo, a pesar de que nos hacen dos goles, tuvimos para aumentar el marcador. Yo no veo que el equipo se caiga, sino que cometemos errores y nos los cobran, porque en el primero también tuvimos y no nos cobraron", acotó.

"La desconcentración nos mató. Son cosas que estamos viviendo y nos quedan estos tres partidos para corregir. Empatamos un partido que entramos a ganarlo", complementó el estratega, quien se quedó con cuatro puntos en el tercer lugar de la llave, con una diferencia de gol de -2.



Aún vivos

Pese al resultado, el entrenador envió un mensaje de tranquilidad a los aficionados y garantizó dar el mejor esfuerzo en pro de un resultado positivo en su visita al Paranaense, este martes (5:15 p.m.), por la cuarta fecha del Grupo G del torneo continental.

"Estamos en la pelea. Tenemos los mismos puntos de Boca, dos menos que Paranaense y vamos a luchar. Este equipo no va a bajar los brazos, vamos a seguir luchando. Hemos salido de situaciones complicadas, con buenos partidos de visitante y vamos a ir con esa ilusión", expresó.





MÁS NOTICIAS