¡Habló Dayro Moreno! El tolimense se desahogó tras su penosa salida de Atlético Nacional


Cinco días después de que se conociera su despido de Atlético Nacional, el delantero tolimense Dayro Moreno habló de su situación y el enfrentamiento con su excompañero, el vallecaucano Jeison Stiven Lucumí, que derivó en la severa determinación del club paisa.

En entrevista concedida al editor de deportes del diario El Tiempo, Gabriel Meluk (Vea la nota), Moreno dijo sentirse triste por el desenlace de su historia con el cuadro 'Verdolaga', club en el que marcó 50 goles en 91 compromisos.

"Es como si me cayera un baldado de agua fría de un momento a otro. Estoy triste, porque Nacional me dio muchísimo, sentí el apoyo de los hinchas, pero estoy tranquilo, estoy con mi familia asimilándolo de la mejor manera", dijo el chicoraluno, quien no ha parado de entrenar.

El ariete, precedido de un negro pasado, en el que el licor marcó su paso por diferentes clubes del fútbol profesional, explicó lo sucedido con Lucumí, quien le propinó un cabezazo hace una semana, en el empate (0-0) ante Deportivo Cali, por la fecha 14 de la Liga Aguila 2 2018.



"Cuando termina el partido y yo arranco a correr para el camerino para hablar con Lucumí, lo tomaron de otra manera: que de pronto yo lo iba a agredir, que iba a formar más cosas", indicó Moreno, de 33 años y quien fue campeón de Copa Libertadores con Once Caldas, en 2004.

"En el fútbol el camerino es privado, las cosas se arreglan allá y eso queda para nosotros. Cada uno tiene la decisión de pensar lo de cada uno. Me he caracterizado por ser buena persona. Soy una persona muy tranquila, muy humilde", agregó.

Desde su forma de entender las cosas, "que un compañero me agrediera así dentro de la cancha, que me faltara al respeto, a mis principios, a todo".

Se defendió

Dayro, quien en sus 16 años de carrera profesional siempre ha dado de qué hablar, más por sus actitudes extrafutbolísticas que por su evidente poder goleador, invitó a quienes lo han 'crucificado' en redes sociales, incluyendo periodistas e hinchas, a que se den a la tarea de 'ponerse en sus zapatos'.

"Ahora todo el mundo va a salir a criticar todas esas cosas (...) Respeto la opinión de cada quien, pero sí quiero que conozcan a la persona antes de hablar, que conozcan a Dayro Moreno como persona y como jugador", recalcó.

"Las personas que me conocen de verdad, de frente, de corazón, saben cómo soy. La verdad es que no conocen el verdadero Dayro, y eso me duele mucho. Hace ocho días era lo mejor, era el goleador, pero ahora resulta que soy el peor para todo el mundo", acotó.

Sobre el incidente con el volante argentino Gonzalo Castellani, con el que también protagonizó un fuerte 'rifirrafe' en el juego ante Junior de Barranquilla, por la semifinal (Vuelta) de la Copa Águila 2018, Dayro dio su versión de los hechos.



"Había hablado con los compañeros y habíamos dicho que si iba a ser para beneficio del grupo, como se dice vulgarmente, que me putearan, pero en la cancha todos somos amigos", enfatizó el 'Pijao'.

"Hablé con Castellani en el siguiente partido, pero son cosas que pasan en el momento y se dialogan. Eso no pasó a mayor cosa y se quedó ahí", complementó Moreno, representado por el empresario Álvaro Muñoz.

Por último, Dayro negó que hubiera incurrido en otros actos de indisciplina, como llegar ebrio a los entrenamientos o faltar a alguno de ellos, como se dijo por parte de algunos medios de comunicación que están al pendiente de la actualidad del 'Rey de Copas'.

"Obvio, yo tuve un pasado, fui joven, la fama. Obvio, tengo antecedentes de lo que la gente dice, que borracho, que todo eso, pero ahora con una familia, mi esposa, mis hijas, soy una persona de casa", finalizó Moreno, quien está a la espera de concretar su regreso al balompié mexicano.

Foto: RCN