Se sacó la jerarquía: Óscar Villamizar y la victoria de Pijaos ante Cacicas por la final de la Copa Microfútbol Femenina


Una jornada redonda protagonizó este domingo el quinteto de Pijaos Tolima Syscafé, que picó en punta y se llevó el primer duelo de la gran final de la Copa Profesional de Microfútbol Femenino, con goleada (4-1) ante Cacicas del Quindío.

Para el técnico de la 'Tribu', el venezolano Óscar Villamizar, representó la satisfacción de ver que todo el trabajo hecho durante la semana se vio reflejado en el campo de juego, ante un rival de quilates.

"Fue un partido digno de una final, con un espectáculo bien agradable. Las muchachas hicieron su trabajo, sentimos el desgaste pero creo que se sacó la jerarquía y lo importante era ganar en casa", indicó Villamizar.

El profe no se confía. Sabe que este sábado 21 de octubre (2:30 p.m.) en el Coliseo del Sur de Calarcá (Quindío) la historia será a otro precio, aunque el haber dado el primer 'golpe' da un respaldo anímico poderoso.

"Hasta ahora va el 'primer tiempo' de una final de 80 minutos y que en Calarcá va a ser difícil. La necesidad va a ser de ellas, pero independientemente de eso hemos salido a ganar en cualquier cancha", añadió el estratega.

Villamizar, con un grupo en un 90% renovado con respecto al del año anterior, está a solo 40' del bicampeonato. Con un empate inscribirá su nombre en la historia del 'Micro' femenino, al ser uno de los pocos en lograr dos títulos consecutivo.

"Esperemos que se dé, será complicado, pero nuestro deseo es ese. Vamos con toda la fe en el trabajo que han hecho estas muchachas durante estos tres meses", puntualizó.


El balance de la capitana

Por su parte, la líder en el campo, la quindiana Yurani Marín, dio una vez más muestra de su buen nivel y marcó uno de los cuatro tantos ante el equipo de su tierra, lo que habla a la perfección de su profesionalismo.

"Necesitábamos ganar en casa y gracias a Dios se logró. El rival no era fácil pero lo supimos afrontar. Nosotros estamos acostumbrados a las dimensiones de nuestra cancha (40 x 20 metros) y lo supimos aprovechar al máximo", indicó.

En cuanto a lo que será el choque de vuelta, Yurani sabe más que nadie que en Calarcá la presión que ejerce el cuadro local a sus adversarios es importante. No en vano son los favoritos, pese a que la 'tribu' tiene el rótulo de campeón.

"Tuve la oportunidad de jugar allá y es complicado. Lo importante es mantener el trabajo de grupo, jugar más unidos y respaldarnos mutuamente", finalizó.