Jaramillo lanzó más 'dardos' a Camargo: Él cree que con la plata puede hacer lo que quiera, está malacostumbrado


La guerra mediática entre el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo y el presidente del Deportes Tolima, Gabriel Camargo Salamanca, cada vez más se pone más cruda, a juzgar por las declaraciones de uno y otro ante los medios.

Este viernes el mandatario local volvió a 'enfilar baterías' contra el dirigente deportivo, al que nuevamente le reprochó -según él- la intención de 'chantajear' a los ibaguereños con llevarse el club a otra ciudad, cuando le quieren subir al costo del alquiler del estadio Murillo Toro.

"Lo que pasa es que don Gabriel está muy mal acostumbrado, él cree que todos somos los peones de sus empresas, y eso no es así. Nosotros somos ciudadanos de primera y él cree que con la plata puede hacer lo que quiera y esto no es así", tiró el burgomaestre.

Y añadió: "Lo respeto mucho, lo he ido hasta a visitar a su oficina. Fui con el expresidente (César) Gaviria y le hicimos una visita, y hablamos de este tema (Estadio). La voy muy bien con doña Leonor, mejor que con don Gabriel, ella es una señora mucho más accesible". 

Para Jaramillo, el dirigente deportivo "debe darle una retribución social a Ibagué", más allá de los ingresos que reciba por la venta de jugadores al rentado nacional o extranjero.

"Que venda jugadores caros, muy bien. Que gane dinero por eso, perfecto. Pero él tiene que darle una retribución social a la ciudad porque se lo merece. Si no fuera por la hinchada, por todos los que pagamos la boleta y saltamos en la tribuna, pues no habría equipo", añadió.


Más dardos 

Pero el alcalde no paró ahí. Culpó a Camargo de que el proyecto del club Tolima Real, que buscaba competir en el Torneo de Ascenso de la mano del empresario Juan Carlos Restrepo, no haya sido aceptado por la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) en 2016.

"Ustedes bien saben que aquí (Ibagué) hubiéramos tenido dos equipos de no ser por el egoísmo de Gabriel Camargo. No quiso dejar entrar al padrastro de James (Nota de la redacción: Restrepo). El problema es cuando se cree dueño de una ciudad o amo y señor de un equipo", señaló.

Sigue con su idea

Jaramillo insistió en hacer una especie de 'minga' para adquirir al cuadro tolimense, para evitar -en su concepto- que se sigan presentando las amenazas a las que tiene acostumbrado el exsenador a la hinchada. 

"Esta puede ser una posibilidad clara para democratizar el Deportes Tolima y si lo tenemos que subsidiar lo hagamos sabiendo que será algo de nosotros.

"Entre todos hagamos un esfuerzo, el Municipio hace un esfuerzo, los empresarios hacen un esfuerzo y toda la fanaticada puede hacer un esfuerzo y de esta manera democratizamos el equipo, pero no nos sigan chantajeando todos los días", precisó.

Puso como ejemplo al empresario Carlos Alvarado, dueño de la cadena de supermercados Mercacentro, pese a que el citado ha manifestado en diferentes ocasiones que no está interesado en invertir en el club deportivo, del cual su marca es patrocinadora. 

De parte del club de la 'Tierra Firme' solo se conoció la carta publicada en la noche del miércoles en la que Camargo Salamanca le daba un plazo de 10 días a Jaramillo para conocer si su intención de compra era seria o no, tras el anuncio hecho por el burgomaestre en dicho sentido. 



Si te lo perdiste