Los 3.600 metros de La Paz: El rival 'invisible' que tendrá DEPORTES TOLIMA ante Bolívar


Por: Mario Alejandro Rodríguez

"Algunos equipos tratan de obtener ventaja de las condiciones climáticas, de la altura y la temperatura. Y son cosas que parecen a algunos partidos de la Copa Libertadores, o Sudamericana, en la que hay equipos que juegan a 4.000 metros todavía. Y que felizmente nadie ha muerto. Pero el fútbol, a 3.000, a 4.000 metros, no es muy saludable para los deportistas".

Estas afirmaciones, hechas por el preparador físico del Deportes Tolima, Esteban Gesto, antes del sorteo de la Conmebol Sudamericana 2017, permiten inferir el respeto que causa entre el cuerpo técnico de la 'tribu' los 3.600 metros de altura de La Paz; ciudad que tendrá que visitar el plantel 'Pijao' en su choque ante el Club Bolívar.

A juzgar por sus declaraciones -que fueron entregadas a lajefatura de prensa del club cuando se le preguntó sobre el balance de lapretemporada, tras el doblete amistoso ante Deportes Quindío- Gesto no es para nada partidario de que en esta ciudad se permita el fútbol profesional.

"Los preparadores físicos y los médicos no hacemos los reglamentos, ni el fixture, ni fijamos los horarios. Tenemos que acomodarnos a la realidad de los calendarios. El fútbol ha pasado a ser un deporte comercial, en donde la televisión es la reina y las condiciones económicas imponen sobre las condiciones médico-deportivas", añadió en su momento Gesto.

Y es que el solo nombrar la capital boliviana genera cierta inquietud entre los profesionales que han tenido la oportunidad de visitarla. Diversos mitos y realidades surgen cuando surge la pregunta aquella: ¿Qué sensaciones físicas genera jugar en estas condiciones?

También es sinónimo de malas experiencias para el país, como la vivida por la Selección Colombia en 2003 frente a la selección local, que se fue goleada por 4-0. 

O la paliza padecida por el Deportivo Cali el año anterior en la Copa Libertadores, cuando este Bolívar le 'empacó' cinco goles en el Hernando Siles Suazo; derrota que desencadenó en su eliminación del evento continental.

Si nos remitimos al orden internacional, es inevitable no acordarse de la humillación que padeció la Argentina de Diego Maradona en 2009, tras caer goleada 6-1 ante Bolivia, en la peor presentación de la 'Albiceleste' en años.

Sin embargo, clubes y representativos nacionales han sabido lidiar muy bien con este rival 'Invisible'. La Selección Colombia de José Néstor Pékerman salió avante en su última visita, con victoria (2-3) en 2015. También la que dirigió en 2011 Leonel Álvarez, que ganó 2-1.

Experencia 'Pijao'

En el caso de los de Ibagué no será la primera vez que deban plantarle cara a la altura. En la Copa Libertadores de 2013, el entonces elenco orientado por Carlos César Castro visitó al Real Garcilaso de Perú, que ofició como local en la ciudad de Cuzco; Nada  menos que a 3.400 metros sobre el nivel del mar.

Por fortuna para el cuadro de la 'Tierra Firme', el resultado fue positivo, como también el rendimiento futbolístico. La victoria 3-0 de aquel 2 de abril, con el recordado triplete de Rogerio Leichtweis, fue fiel muestra de que la preparación con cámaras hipóxicas y el llevar tanques de oxígeno sirvió para salir con el botín de la cuna Inca.

Esta gestión fue liderada en ese momento por Diego Alexander Estrada, preparador físico del Tolima y quien se reconoce como uno de los pupilos de Esteban Gesto; al igual que el médico Carlos Fernando Niño; hoy integrante del equipo de trabajo de la escuadra 'musical'.

Ante los bolivianos, lo mejor que le puede pasar a los 'Musicales' es sacar una buena diferencia en el primer partido de la llave, a disputarse en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué. Esto con el propósito de ir con mayor tranquilidad al temible Siles, llamado como el 'Nido de los Cóndores'.

Empero, los conocimientos del profe Esteban sin duda ayudarán al grupo de jugadores afrontar mejor este complejo obstáculo que solo se ve en el fútbol sudamericano.

Foto: Wikipedia



Si te lo perdiste