¿Se acabó la luna de miel, Gamero? La afición lo recriminó en el 1-1 de DEPORTES TOLIMA ante Huila


Por: Mario Alejandro Rodríguez

"No los entiende nadie". Fue la frase que tiró desesperado, cogiéndose la cabeza, el técnico del Deportes Tolima, Alberto Gamero, tras recibir los reclamos de la afición en el empate (1-1) de su equipo ante Atlético Huila, por la décima fecha de la Liga Águila 2 2016. 

Visiblemente molesto, el estratega hizo saber su malestar por la reacción de los espectadores, pese a que su escuadra sigue invicta en el torneo -hecho indiscutible- con 20 puntos de 30 posibles, que reflejan un rendimiento del 66,6 por ciento.

Y así lo ratificó en la rueda de prensa que ofreció culminado el compromiso, en el que criticó a los seguidores del onceno 'Pijao' por expresar su malestar, ya que cuenta además con el onceno más goleador (16 dianas) y el menos vencido (5 tantos en contra).

Vea: La galería del empate entre Deportes Tolima y Huila, en el Murillo

"Hoy salí triste del estadio siendo líder del fútbol colombiano. Es una cosa rara, inaudita. Ver tanta gente gritar cosas, cuando los muchachos entraron a la cancha a correr, a ganar el partido; ante un equipo que no jugó a mitad de semana. Y se portaron a la altura.

"Va la mitad del torneo y ya tenemos 20 puntos. Y el semestre pasado en 20 partidos hicimos 24. Es decir que nos faltan solo cuatro para igualar esa campaña. Y aceptaba las críticas. Pero hoy siéntanse orgullosos de lo que tienen.


"¿Será que el fútbol colombiano está tan mal? No lo creo. Porque hoy somos primeros. Y este equipo, que son cosas que no me han preguntado, ha jugado 15 partidos en 58 días. Quiere decir que hemos jugado un partido cada cuatro días. Y a mi modo de ver debemos mantener la misma infraestructura, porque tenemos 14 fechas de invictos, si contamos desde el semestre pasado", expresó.

Lo que no mencionó el adiestrador es que en los últimos cuatro encuentros (Dos por Liga, uno por Copa Sudamericana y otro por Copa Águila) no ganó, con un saldo de dos derrotas y dos empates. Solo manifestó: "Reconozco que tenemos baches, que hay que mejorar algunas cosas".

Y es que en el cambio del atacante Wilfrido De La Rosa por el panameño Abdiel Arroyo, la gradería hizo saber su inconformismo; no por la inclusión de Wilfrido, sino por la salida del 'canalero', de quien esperaban algo más en el terreno; conscientes de la necesidad de ganar. 

No así en la inclusión de Santiago Montoya por Marco Pérez (61') y Jader Obrian por Vargas (75'). "Quisimos darle un refresco a la parte delantera y no encontramos la respuesta que estuvimos buscando. Hoy los cambios no funcionaron", indicó el entrenador sobre las modificaciones. 

Sobre el partido, el 'sonero' indicó: "Es un empate que nos suma un punto. Pero que creo que por lo que se vio en la cancha no fue justo. Deportes Tolima, en el segundo tiempo, hizo todo por ganar. Huila en ese periodo solo tuvo una acción. Queríamos ganar, insistimos por dentro, por fuera, pero creo que se hizo un esfuerzo grande".

Y añadió: "Cuando tu empatas se ven muchos errores. Pero hoy (domingo) no era para empatarlo, los muchachos jugaron bien, buscaron el partido y no lo encontraron. Y considero que quienes reemplazaron a los lesionados lo hicieron bien".

Todo indica a que el 'matrimonio', la 'luna de miel' que vivía el estratega con la hinchada gracias a su buen arranque liguero pasa por su peor momento.

Y la relación estará a prueba una vez más este miércoles (7:30 p.m.), cuando en el 'Coloso de la 37' se juegue la clasificación a la semifinal de la Copa Águila frente al Deportivo Cali. No la tendrá fácil: Tiene la llave 2-0 en contra. ¿Podrá salvar la unión?