El pugilista tolimense Bélmar Preciado despedirá el 2017 haciendo lo que más le gusta


El fin de año presenta un duro reto para el ibaguereño Bélmar Augusto Preciado Gómez, quien continúa abriéndose paso en el exigente boxeo profesional pese a la falta de apoyo de la empresa pública y privada.

Preciado, de 29 años, cerrará la temporada 2017 este jueves 21 de diciembre en el Centro de Convenciones Gran Boulevard de Barranquilla, haciendo lo que más le gusta.

El 'Pijao', quien tiene un registro de 16 victorias, 10 de ellas por la vía del nocaut, un empate y una derrota, enfrentará al venezolano Franklin Manzanilla, que tiene en sus registros 16 conquistas, 15 por la vía rápida y tres caídas.


La pelea, por la categoría Súpergallo, está pactada a ocho asaltos. Será la más importante de la velada, en la que saltarán al cuadrilátero un total de 12 boxeadores.

"Al frente tendré a un clasificado a Mundial. No será fácil, pero estoy preparado para afrontar el combate. Hace 20 días me dieron la posibilidad y sin pensarlo aceptamos este desafío. Es una de las peleas más importantes de mi carrera", le dijo Preciado a El Rincón del Vinotinto.

El tolimense volverá al 'ring' luego de 84 días. Su último combate había sido el del pasado 28 de septiembre, cuando derrotó por decisión unánime al venezolano Miguel Urdaneta en Sabanalarga (Atlántico).

En aquella ocasión rompió una sequía de casi 10 meses sin peleas, que lo llevó incluso a pensar en la posibilidad de salir del país. 

Manzanilla, en tanto, también lleva el mismo periodo sin salir a escena. La más reciente ocasión también fue en Sabanalarga, tras vencer por nocaut al cordobés Mauricio Martínez.