Andrés Botero, del fracaso de los Juegos Nacionales en Ibagué, al de Atlético Nacional en la Liga Águila 2 2017



Andrés Botero Phillipsbourne, quien les incumplió a los ibaguereños con el seguimiento y entrega de obras para los vigésimos Juegos Nacionales, ahora está en la palestra pública tras el rotundo fracaso del Atlético Nacional en la Liga Águila 2 2017, a manos del Deportes Tolima.

El dirigente deportivo, sobre quien debería pesar una investigación de responsabilidad fiscal por el escandaloso desfalco registrado en la capital tolimense, está al 'borde del abismo' en la divisa 'Verdolaga', que pasó el segundo semestre del año sin pena ni gloria.

Botero contrató en junio pasado al estratega español Juan Manuel Lillo con la esperanza de repetir lo hecho por el vallecaucano Reinaldo Rueda, quien antes de irse le entregó a la divisa nacionalista un título liguero, el número 16 en su historia.

Pero el sábado el 'Vinotinto y Oro', tras una emocionante tanda de penales en a que se erigió como figura el arquero paraguayo Joel Silva, se encargó de frustrar su deseo en cuartos de final. 

Sí, el equipo con un presupuesto cinco veces menor ($70.000 millones anuales frente a $12.000 millones) y por el que pocos apostaban hace tres meses, dejó afuera al 'Rey de Copas'.

Este suceso puso en serio riesgo su continuidad y la de su timonel ibérico, quien aparte ya había quedado eliminado en 'cuartos' de la Copa Águila ante Patriotas de Tunja.

El sábado, luego de la debacle ocasionada por el conjunto ibaguereño, Botero dio la cara y junto a Lillo trató -sin éxito- de tranquilizar a la exigente parcial 'verde'.

"Tanto el profesor Lillo como todo su cuerpo técnico pueden seguir contando con todo el respaldo de las directivas del club Atlético Nacional", manifestó Botero, 'escoltado' por la plantilla profesional.

"A los hinchas se les habla allá adentro, en la cancha. No me van a creer lo que les diga. A un tipo que pierde no se le cree. Y a un tipo que gana se le creen hasta las mentiras", expresó por su parte Lillo.


Se veía venir

Las malas decisiones administrativas y deportivas, la falta de conocimiento sobre el rentado colombiano y sus dinámicas -siempre cambiantes- y sobre todo, el 'fantasma' de su antecesor, Juan Carlos De La Cuesta, quien lo ganó todo con los 'verdes', han hecho prácticamente indefendible su gestión.

"Tenemos que seguir trabajando, seguir en este proceso. Creemos en el proceso. Las directivas creen en el proceso y vamos a seguir apoyándolos de aquí para adelante", dijo Botero.

Se rumora que los integrantes de los miembros de la junta directiva de la Organización Ardila Lülle, dueña de Nacional, estarían muy inconformes con la labor de Botero y estarían pensando en encontrarle rápido reemplazo.

Botero Phillispbourne, quien ejerce como titular de la divisa antioqueña, fue exculpado en junio pasado por la Contraloría de los 12 hallazgos fiscales por $48.697 millones, pese a que quedó demostrada la omisiva gestión en la ejecución de las obras.

El dirigente renunció de manera sorpresiva a la dirección de Coldeportes en abril de 2016, y en marzo del presente año asumió la presidencia del 'Verde'. 

Mientras tanto su sucesora, Clara Luz Roldán, ha tenido que poner la cara por sus actuaciones, que habrían jugado un papel trascendental en el desastre deportivo en la 'Ciudad Musical'.

Foto: Minuto 30