Editorial: Ahora celebramos empates...


Es tan apremiante la situación como visitante del Deportes Tolima en la temporada 2017, que ahora celebramos empates como si fueran grandes gestas, como el logrado el viernes frente al principal opcionado para descender: Tigres F.C.

Es tan absurda la campaña que ha protagonizado el equipo en estos ya nueve meses, que para volver a sumar un punto fuera del Murillo Toro por la Liga tuvieron que pasar 174 días y 11 partidos -¡Sí, 11!- cuando clubes de menor valía sufren menos en sus incursiones.

Ni qué decir de la última vez que cosechó de a tres, pues desde ese día han pasado 278 más, con 18 partidos infructuosos: Solo dos paridades -La otra ante otro club que pelea descenso, Cortuluá- y 16 derrotas. 

¿Recuerdan, sin mirar Google, cuándo fue esa última victoria como foráneos en el rentado de Primera? Tal vez no, pues se ve tan lejana que ya hasta nos parece normal ver de regreso al equipo limpio, sin puntos y hasta en ocasiones goleado.

De hecho, en los cuatro torneos en los que ha competido en el año en curso (Liga 1 y 2, Copa Águila y Copa Sudamericana), el 'Pijao' jugó hasta la fecha 20 cotejos como forastero. Pero el balance es negro: 17 reveses, dos igualdades y solo un triunfo: Por Copa ante el débil Quindío (1-3).

De aquel 'Vinotinto y Oro' que plantaba cara como foráneo y se devolvía a manos llenas ante grandes rivales, como Millonarios, Nacional, Santa Fe, Medellín, Deportivo Cali u Once Caldas, no queda absolutamente nada. 


La estadística es clara: A los 'Albiazules' no se les gana hace ocho años, mientras que a los 'Verdolagas' y 'Albos' hace más de cinco.  Al 'Poderoso' no se le vence desde octubre de 2014, en tanto que a los 'Cardenales' se les ganó por última vez en 2013. A su vez, frente a los 'Azucareros' la sequía se prolonga desde 2012, solo por citar algunos ejemplos. 

Para el técnico Alberto Miguel Gamero, que decidió asumir el 'barco' con agujeros, a la deriva, más cerca del naufragio que de llegar a buen puerto, le espera un trabajo arduo en lo que le resta de la Liga 2 2017. 

Porque si algo es claro es que la afición no será compasiva ante otro fracaso, pues de la actual plantilla de 28 jugadores 15 trabajaron con él hasta diciembre pasado y tienen una memoria táctica que no se olvida de la noche a la mañana.

Con solo 12 puntos de 33 posibles, 11 heredados de José Eugenio 'Cheché' Hernández, Tolima tendría que hacer 18 más -como mínimo- para aspirar si quiera a entrar a la fiesta de fin de año como octavo. 

Y con solo cinco partidos en casa (Ante Patriotas, Medellín, Bucaramanga, Pasto y Junior), contando con que los gane todos, es imperioso -al menos- sumar tres unidades más en cuatro salidas (Frente a Cali, Santa Fe, Rionegro Águilas y Equidad).

Mientras eso pasa, nos tocará conformarnos con festejar puntitos. Qué triste. 

Foto tomada de: Gol Caracol - Colprensa