Dios fue grande con nosotros: Alberto Gamero y la victoria del DEPORTES TOLIMA como visitante ante Cali


Entendió la importancia del compromiso y recibió un justo premio por su perseverancia. El técnico del Deportes Tolima, Alberto Miguel Gamero, se fue más que satisfecho por la victoria (2-1) de la 'tribu' ante Deportivo Cali, el domingo, por la jornada 13 de la Liga Águila 2 2017.

A diferencia de otras ocasiones, en la que un empate le hubiera sido suficiente, Gamero arriesgó con sus modificaciones y ganó, cuando todos daban por hecho el 1-1 en el estadio Palmaseca. 

Así completó tres partidos sin perder con la 'tribu', en la mejor racha en lo que va del semestre, rompió la mala racha de 18 encuentros sin sumar de a tres fuera del Murillo Toro y, como si fuera poco, acabó con la 'maldición' de cinco años sin vencer a los 'Azucareros' en su predio.

"Dios fue grande con nosotros y nos dio ese triunfo que tanto vinimos a buscar. Entendíamos que si Cali nos ganaba quedábamos sin vida para estar entre los ocho, porque nos sacaba seis puntos. Venir a ganarles me parece que es un golpe anímico muy grande", indicó Gamero. 

"En el trámite del partido el equipo anduvo bien, no nos desesperamos y logramos una victoria importante", acotó.

El 'Sonero', quien completó un mes y un día al frente de los 'Musicales', aprovechó para mandarle un mensaje de apoyo a su colega, Héctor Cárdenas, quien volvió a ser duramente cuestionado tras la derrota frente a la 'Tribu'.

"Me voy feliz porque mi equipo ganó. Pero también me quedo con esa sensación del profe (Héctor) Cárdenas, porque lo admiro mucho y quiero que le vaya bien, porque es un gran técnico. Esto es fútbol, y hoy me tocó ganar a mí", añadió.


El juego

Para Gamero, aunque en el segundo periodo no se vio el mismo despliegue en su divisa, en comparación con la primera mitad, tuvo con qué darle un revulsivo a su escuadra y dar el esperado golpe.  

"Esto es fruto de un equipo que vino en el primer tiempo a pelear. Queríamos que Cali nos peloteara, jugara en largo, para que los dos delanteros se 'mataran' con los dos centrales y los pusimos a jugar así", expresó el estratega.

Y añadió: "Y en el segundo no entregamos tan mal el balón, pero de pronto no escogíamos la jugada que era. Cuando nos hicieron el gol tuvimos una serie de variantes en las que uno siempre piensa: O me hacen el segundo o empato".

En el concepto del adiestrador, sus pupilos entendieron muy bien el desarrollo del encuentro, aunque en los 45' iniciales sus hombres fallaron en dos acciones que por poco son capitalizadas por el dueño de casa. 

"Durante la semana escuché que iban a jugar Benedetti, Roa y Sambueza, los tres '10'. Y habíamos planificado una cosa, pero cambiamos en el camerino, queriendo taponar la mitad y abrir a (Sebastián) Villa, para jugar mano a mano con los laterales", refirió.

Sobre el penal inexistente pitado a los 65' por el árbitro Óscar Gómez, del zaguero Fáiner Torijano sobre Daniel Giraldo, Gamero expresó su visión sobre esta polémica jugada, que pudo costarle el encuentro.

"Hablé con ellos y (Avimiled) Rivas me dijo que no había saque de banda a favor de ellos en el gol. Y luego Torijano me dijo que iba abriendo los brazos y acompañando al jugador (Daniel Giraldo) y no lo toca. 

"Le creo que mis jugadores, pero el que haya ganado el partido no quiere decir que no vaya a hablar con el árbitro", manifestó.


Cambios cruciales 

Es claro que las modificaciones hechas por el samario jugaron un papel preponderante en el resultado final, inimaginable para la gran mayoría en la previa.

La inclusión de Cléider Alzate, Ómar Albornoz y Rafael Carrascal fueron aporte valioso en una divisa que le dio en los últimos 10 minutos vuelta a la historia, con los tantos de Marco Pérez y Santiago Montoya.

"Con (Ómar) Albornoz había hablado y por eso lo traje, teniendo en cuenta el desgaste que iba a hacer (Sebastián) Villa. Le apostaba a un segundo tiempo 0-0 para meter Albornoz, que era lo que teníamos presupuestado", argumentó el técnico.

"Cuando hicimos la variante de Cléider (Alzate) por (Avimiled) Rivas (75'), jugamos con un solo volante de marca, dos '10' y tres en punta. Logramos empatar, arriesgando un poco más", explicó Gamero.

"Tras el primer gol sabía que Cali se me iba a venir encima. Meter a (Julián) Quiñones y apostar al empate hubiera sido fácil, pero preferí meter a (Rafael) Carrascal (85') que me ayudó en marca (...) Él se fue a juntar con Cléider y Montoya y con ello conseguimos el segundo gol", puntualizó el 'Sonero'.

Con 18 puntos de 39 posibles, el 'Vinotinto y Oro' quedó ad portas del grupo de los ocho mejores del campeonato, con las mismas unidades del cuadro 'Verdiblanco', por ahora el último del selecto grupo.