'Cheché' Hernández: Uno más a la lista de 'descabezados' de Gabriel Camargo, presidente del DEPORTES TOLIMA


Todo estaba sentenciado. El espaldarazo de los jugadores hace dos semanas en el aeropuerto Eldorado de Bogotá fue en vano. También la victoria (2-0) del lunes festivo ante Cortuluá, que se supone lo salvaría de la destitución. 

El martes, sin mayores aspavientos, como si fuera algo pactado, terminó la era de José Eugenio 'Cheché' Hernández con Deportes Tolima, luego de 75 días, nueve partidos dirigidos, 11 puntos y un rendimiento del 40,7% en la Liga Águila 2 2017. 

Pero pudo ser antes, en la noche del 4 de agosto, cuando fue despedido vía telefónica por el presidente del club, Gabriel Camargo Salamanca, usando su fiel intermediario, el gerente Ricardo Salazar Ballesteros. 

La derrota (3-1) ante Envigado representó su destitución, al menos por una noche, mientras sus dirigidos forzaron el 'reversazo’ ante un dirigente implacable, que no goza de muy buenas maneras para manejar su negocio.

Lograron que el 'ha sido' fuera postergado por 17 días. Pero pese a los esfuerzos en la cancha, nadie le sacó de la cabeza al máximo accionista que lo mejor -a su juicio- era despedir a 'Cheché', para traer de nuevo a Alberto Gamero.

Lo que comenzó el 8 de junio como un proyecto deportivo prometedor, por el talante del entrenador que estaba al frente (Dos veces campeón liguero y subcampeón de Copa Libertadores), se convirtió con el pasar de las fechas en toda una pesadilla tanto para el orientador como para los hinchas.

La poca producción en la tabla, natural fruto de los múltiples errores defensivos y -al parecer- el haber sentado a algunos jugadores, quienes serían a juicio del dueño intocables, definieron la suerte del buen José Eugenio, quien capoteó el ambiente más tenso de la 'tribu' en los últimos cinco años, por lo menos.

"Cada persona dueña, responsable de una empresa o una institución, busca lo mejor para ella (…) La campaña no fue lo que yo esperaba pero el equipo tiene las posibilidades todavía, no está lejano, viene en carrera para entrar a los ocho", dijo tras conocer su salida.


¿Cuestión de idiosincrasia?

En su última rueda de prensa, cuando le preguntaron sobre el por qué le había costado tanto adaptarse al 'Vinotinto y Oro', tan necesitado de un rápido revulsivo, Hernández trató de esbozar las razones por las cuales le costó tanto adaptarse al Tolima.

"Hay algunas situaciones, entender algunas cosas, como la idiosincrasia de algunos jugadores, el conocer cómo se desempeñan en la cancha y verlos competir. Hoy (Lunes) hubo una expresión diferente y toda la gente lo pudo ver", indicó 'Cheché'.

Y no es para menos: El de Ibagué es club diferente a muchos otros, en donde no se mueve un esfero sin la autorización de su dueño. Mucho menos la nómina, en la que Camargo está acostumbrado a dar sugerencias, por llamarlo de alguna manera.

Y cuando el entrenador se atrevió a hacer grandes modificaciones, con resultados sobresalientes, decidieron prescindir de su labor.

"Todo esto no se da de la noche a la mañana, no es que uno llega y se puede armar el equipo como uno quiere (...) Uno tiene que ir palpando y tomé ese riesgo de asumir algo que necesitaba hacer por el bien del equipo", enfatizó José Eugenio.

Todo ello mientras le dedicaba el triunfo a su patrón, como el mismo lo llamó durante su estadía en la 'Ciudad Musical' y manifestaba que la relación con él era buena.

En contexto

Con esta decisión, 'Cheché' se sumó a la deshonrosa lista de técnicos licenciados por la institución tolimense en apenas algo más de ocho meses. Se unió a Gregorio Pérez y Óscar Héctor Quintabani, quienes apenas duraron 34 y 108 días, respectivamente. 

En el caso de Pérez, recordemos que fue despedido de la misma forma de Hernández: Después de la victoria (2-1) ante América como local, el pasado 7 de febrero, cuando la hinchada comenzaba a ilusionarse con un exitoso semestre.

También se convirtió en el cuarto técnico que pierde su puesto en la Liga, luego de Fernando 'Pecoso' Castro (Bucaramanga), el español Ismael Rescalvo (Envigado) y Óscar 'Chicho' Pérez (Rionegro Águilas). 

Nunca antes, en al menos los últimos 18 años, Tolima tuvo tantos técnicos en una temporada. Pero lo peor es que su reemplazo, Gamero, llegará precedido por una serie de señalamientos poco decorosos, como el tener definida -en un alto porcentaje- su llegada antes de la salida de 'Cheché', como él mismo lo dijo a medios radiales.

Y otro no menor: La evidente negociación con Junior de Barranquilla por sus servicios, cuando estaba disputando la final de la Liga Águila 2 2016, que a la postre perdió el 'Vinotinto' ante Independiente Santa Fe.

Si te lo perdiste