Alcalde Jaramillo pidió que se elimine exención de impuestos al DEPORTES TOLIMA


Todo indica que el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, está empeñado en 'meter en cintura' al presidente y máximo accionista del Deportes Tolima, Gabriel Camargo Salamanca y quitarle -a inferir por sus palabras- todos los beneficios que gozó a placer durante los últimos años.

En diálogo con el Combo Deportivo de Caracol Ibagué, el mandatario local confirmó que demandó hace una semana ante el Tribunal Administrativo del Tolima la exención de impuestos que beneficia al club 'Vinotinto y Oro' desde diciembre de 2014, debido a que en su juicio no se está cumpliendo con los requisitos exigidos.

"En este año fueron casi 400 millones de pesos de ICA (Impuesto de Industria y Comercio) que no tuvo que pagar por exención. Esto por aparte de otras cosas. Y él (Camargo) tiene que compensar eso con apoyar y mantener permanentemente escuelas de fútbol", adelantó Jaramillo.

La exención, según fue aprobada por el Concejo Municipal el Acuerdo 030 de 2014 (Ver Acuerdo), se extiende por siete años más, es decir hasta 2024. Pero Jaramillo, al haber -según él- un evidente incumplimento, debe cancelarse lo más pronto posible ese beneficio tributario. 

Según el acuerdo, para que Tolima fuera exonerado de este tributo, debía crear escuelas de fútbol para los niños de bajos recursos de la ciudad, y además, regalar 300 boletas por partido que oficie de local, que tendrían que ser repartidas entre las instituciones educativas oficiales.

"Estoy en descuerdo con lo que le firmaba el Imdri, diciendo que cumplía con eso. Para mí no. No veo donde está la ayuda permanente a escuelas del sector urbano y rural de la ciudad, eso no es entregar dos bolitas (sic) y ya (...) Ahí hay una irregularidad", denunció.


¿Incumple el club?

Esta redacción conoció que, contrario a lo señalado por el alcalde Jaramillo, el club profesional sí estaría cumpliendo con el fomento y creación de escuelas deportivas en la ciudad; principal requisito para no tener que pagar impuestos.

La estrategia del cuadro de la 'Tierra Firme' para gozar del beneficio es impulsar las iniciativas de personas interesadas en tener escuelas deportivas, asesorarlas en materia de documentación y darles un aporte inicial para implementación deportiva.

Algunos de los sectores que se habrían visto beneficiados con esta labor serían los de Chucuní, La Miel y El Salado.

Según lo que le explicó a esta redacción una fuente cercana al club, "lo primero que hacemos es reunir a los padres de familia y demás actores que participarán en la escuela y tramitar el reconocimiento ante el Imdri y demás documentos".

"Y luego se les hace acompañamiento en los procesos de formación, con la elaboración del cronograma de prácticas y sesiones de entreamientos. Y en implementación deportiva el aporte se da con balones profesionales, petos, platos, conos y uniformes".

Solo en balones, marca Golty, el club estaría dando por escuela casi un millón de pesos, según le dijo la fuente a El Rincón.

En el tema de las boletas, en repetidas ocasiones Camargo Salamanca ha dicho en diferentes ocasiones que las mismas -que en realidad son como pases de cortesía- son entregadas a la Secretaría de Educación, entidad encargada de repartirlas.


El contrato de arriendo es ilegal

A su vez, el burgomaestre se refirió a la nulidad del contrato de arrendamiento 026 de 2017, que reglamentaba las condiciones según las cuales el estadio Manuel Murillo Toro debía ser alquilado a la institución deportiva.

Para Jaramillo, dicho contrato es ilegal, por lo que hicieron fe de erratas y están en proceso de anular el vínculo existente, debido a que por jurisprudencia del Consejo de Estado no pueden haber documentos que cedan en arriendo bienes de uso público.

"El estadio es un bien de uso público y como tal no se puede arrendar. Claramente se determinó que eso es ilegal y en el POT (Plan de Ordenamiento de Territorial) aparece especificado. Se pueden utilizar momentáneamente, recibir una tarifa, pero no más", precisó Jaramillo.

Adicional a ello también se pidió al Tribunal que se derogue el Acuerdo 019 de 2016, que fijó unas cómodas tarifas para el uso del escenario deportivo por parte de la institución. El mismo también sería ilegal.

Sobre el particular, aún no se conoce un pronunciamiento oficial del Deportes Tolima, el cual sería el primer afectado con la cancelación del contrato de arrendamiento, pues tendría que pagar un valor diferente a los dos salarios mínimos y el 6% de la taquilla que da por encuentro.