Alberto II: Gamero regresará al DEPORTES TOLIMA tras casi ocho meses


Por: Mario Alejandro Rodríguez

Pasaron solo 247 días para que el samario Alberto Miguel Gamero Morillo regresara a la dirección técnica del Deportes Tolima.

El club 'Vinotinto y Oro' decidió dar un nuevo 'timonazo', destituir al técnico actual, José Eugenio 'Cheché' Hernández y reencauchar al estratega que lo llevó al título de Copa Colombia 2014 y al subcampeonato de la Liga Águila 2 2016.

Gamero, quien estuvo hasta el pasado 18 de diciembre al frente de la institución de la 'Tierra Firme', antes de arreglar su vinculación a Junior de Barranquilla, tendrá un importante reto: Meter al equipo entre los ocho mejores del campeonato, algo que no pasa -precisamente- desde su gestión.

Con 11 puntos de 27 posibles y un 40,7% las posibilidades son latentes, ya que solo está a dos unidades del octavo, que en este momento es Tigres F.C. de Bogotá.

Pero más allá de eso, la mente deberá estar puesta en sumar la mayor cantidad de puntos posibles para alejarse del tema del descenso, tema que podría preocupar al club en el año 2018, debido a la falencia de puntos presentadas en lo que va del año.

Pese a ello, en diálogo con el Combo Deportivo de Caracol Ibagué el entrenador dejó en claro que en su cabeza está un proyecto trazado a largo plazo. 

"No voy a firmar un contrato para clasificar o no. Llego a trabajar, no soy mago, soy técnico", refirió el estratega, quien llegará con el asistente técnico Orlando Rojas.  

Mal sabor

No dejó una buena sensación que el entrenador haya suspendido su viaje a Argentina, en donde se encontraba viendo encuentros del fútbol local, para arreglar su vinculación a la escuadra 'Musical', pese a que aún estaba en el cargo 'Cheché' Hernández.

Eso no es un secreto, pues de boca de los propios protagonistas se conoció que el exsenador le 'empeñó la palabra' al costeño, en detrimento del proceso que intentaba sacar adelante el técnico bogotano.

Desde el domingo, antes del triunfo (2-0) del 'Vinotinto y Oro' ante Tuluá, periodistas de la capital de la República afirmaron con absoluta seguridad que la llegada de Gamero era inminente, lo cual terminó siendo cierto.


A favor y en contra

Un punto a su favor es que conoce al 'dedillo' la base de la nómina con la que peleó una nueva estrella tras seis años sin estar en una gran final.

El 'Sonero' sabe muy bien cómo llegarle a un plantel atípico, lleno de amalgamas que no son fáciles de manejar, de egos y diferencias y de un entorno en el que solo se hace lo que diga el presidente del club, Gabriel Camargo Salamanca.

A ello se suma que el entrenador estuvo de gira por Europa, recogiendo conceptos y experiencias en las instalaciones de los clubes más poderosos a nivel mundial, como Real Madrid y Barcelona. 

No obstante, la forma en que se fue de la capital tolimense pesa en contra. Su nombre no es del agrado de gran parte de los aficionados, quienes aún le reprochan la forma en que manejó su llegada al cuadro 'Tiburón', cuando debía estar concentrado en afrontar una instancia tan definitiva.

Sobre todo cuando de su éxito o fracaso en la finalísima ante Independiente Santa Fe, en aquel partido en Bogotá, dependía la presencia de Junior en la Copa Libertadores 2017, la cual finalmente se dio.

Incluso el propio Camargo le reprochó en su momento el tema, en la antesala de la semifinal de la Liga 2 2016 ante Atlético Bucaramanga en Floridablanca. 

"Él (Gamero) me dijo que no lo habían confirmado. Pero le dije: Usted ya firmó y tengo que decirlo abiertamente, Gamero ya es el técnico del Junior y ya firmó.

"No quiero ahondar más pero él no me fue sincero. Pero bueno, estoy acostumbrado y ya tengo cayo (...) Él se dio cuenta de que sí sabía y quedó aterrado", declaró el máximo accionista el pasado 8 de diciembre.

¿Qué habrá cambiado entre ellos para que el dirigente haya decidido darle cabida? Porque si algo es claro es que el boyacense -con quien mal le sirve- es apático a darle segundas partes.